Actualizado el 15/05/2018

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Un menor pone en jaque la seguridad de los Estados Unidos

Un menor pone en jaque la seguridad de los Estados Unidos

Escrito por Redacción TNI el 06/02/2018 a las 23:34:47
1153

Cuando pensamos en grandes amenazas cibernéticas, con frecuencia y sin razón o evidencia alguna, nos imaginamos a grupos de hackers metidos en un bunker. Lo cierto es que la realidad es muy distinta a como las películas de espías muestran

 

Tal y como indica la siguiente historia, cuando un joven menor de edad es capaz de poner en jaque a la mismísima CIA, debemos replantearnos cuáles son las verdaderas amenazas.

 

Kane Gamble, un joven británico está siendo juzgado por infiltrarse en la agencia de inteligencia estadounidense y acceder a información de alto valor sobre las operaciones que el país llevó a cabo en geografías como Irán o Afganistán. Lo más extraño del caso es que para conseguirlo, Gamble llegó a hacerse pasar por el director de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos.

 

Fue cuando el joven tenía 15 años que intentó romper el cerco de la seguridad informática de los Estados Unidos. En primer lugar, accedió al correo personal del director de la CIA John Brennan y a los documentos de inteligencia de operaciones de este organismo en Oriente.

 

El joven no se detuvo aquí. Mediante lo que han sido descritas como “técnicas de ingeniería social”, Gamble accedió a la información del director adjunto del FBI, Mark Giuliano, y a información del secretario de seguridad nacional de los Estados Unidos, Jeh Johnson. Empezó una campaña de acoso personal contra Giuliano, Johnson y sus respectivas familias basada en el bombardeo de llamadas que hizo necesario que las mismas fueran escoltadas con agentes de seguridad armados en la puerta de sus casas.

 

Finalmente, en febrero de 2016 Gamble accedió a datos del Departamento de Justicia del país americano. La alerta que generó este acceso ilegal fue lo que puso a la policía estadounidense en la pista del delincuente que actualmente se enfrenta a 8 cargos penales.