Actualizado el 15/07/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El día menos tecnológico del año

El día menos tecnológico del año

Escrito por Tecnonews el 17/04/2018 a las 21:09:45
2361

Pocas jornadas como la del 23 de abril nos recuerdan mejor que, pese a la revolución tecnológica, el mundo todavía no quiere ser 100% virtual.

 

El día del libro, el día en que murió Shakespeare o un día antes de que lo hiciera Cervantes. Las calles de nuestras ciudades se llenan de paradas en las que el objeto más preciado es un libro. Nada de tiendas dirigidas por robots al modo de Amazon, el día de Sant Jordi o San Jorge la persona más popular es un vendedor de libros que sea capaz de recomendar una buena obra.

 

¿Por qué pese a vivir en un mundo que no quiere el papel, los libros siguen gozando de tal pedigrí? Deberíamos ahondar en la historia y en la psicología humana, para encontrar respuestas.

 

Junto con el fuego, internet o la imprenta, el descubrimiento de ese material llamado papel fue una verdadera revolución. De pintar paredes o hacerlo en materiales caros, difíciles de conservar, pasamos a hacerlo en unas laminas mucho más baratas y que se transportaban con relativa facilidad. Es por este motivo que el papel sigue siendo útil incluso hoy en día.

 

El segundo de los motivos es el motivo psicológico. Pese a que nos dicen que la información se conserva con la misma fiabilidad en un ordenador que en un puñado de hojas, todos tenemos experiencias que desmienten esa idea. Será cierta, pero, hay tantos peros. Tantos documentos borrados, tantos documentos que desaparecen con información importante.

 

Por otro lado, si hablamos de libros también encontramos un motivo psicológico para mantenerlos en el mercado. Son clasificadores del conocimiento, objetos que delimitan mejor que nadie un tema. Eso no lo consigue ningún producto derivado del mundo tecnológico.

 

Quizás el papel desaparecerá algún día como dejó de ser útil pintar cuevas con motivos de caza hace miles de años. Sin embargo, pensar que se trata de algo inminente es un error de cálculo gravísimo.