Actualizado el 27/09/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Un nuevo hub de conectividad en Sant Adrià de Besòs

Un nuevo hub de conectividad en Sant Adrià de Besòs

Escrito por Romà Andreu el 07/06/2022 a las 14:14:22
1673

(CCO i COO de Barcelona Cable Landing Station)

Interxion, una compañía de Digital Realty y uno de los gigantes en centros de datos de la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África), anunció recientemente la adquisición de un espacio en Sant Adrià de Besòs (Barcelona) para construir un nuevo hub de conectividad. Es su primera infraestructura en Cataluña que se sumará a los tres centros de datos que ya opera en Madrid.

La llegada de Interxion a Sant Adrià de Besòs, donde AFR-IX telecom pronto inaugurará Barcelona Cable Landing Station (CLS), la primera estación de aterrizaje de cables submarinos de Cataluña, es un paso más en el posicionamiento del área metropolitana de Barcelona como hub tecnológico en el Mediterráneo.  Una región que cada vez está cogiendo más peso en la conectividad entre Europa, África, Oriente Medio y Asia Oriental y en la que, además de Madrid, Interxion ya cuenta con centros en Marsella, Atenas y Zagreb.

 

Según ha informado Interxion en su comunicado oficial, la parcela donde se construirá el futuro centro de datos está ubicado estratégicamente para poder dar servicio a casi el 90% de la población de la península ibérica y del sur de Francia con una latencia de tan solo 4 milisegundos. Latencias tan reducidas son muy interesantes para la conectividad a través de cables submarinos de fibra óptica y conviene recordar que Barcelona CLS puede albergar hasta 8 cables: dos de ellos aterrizarán a finales de este mismo año y se espera la llegada en 2024 del cable Medusa, que con 8.700 km de recorrido (desde Portugal a Egipto), será el más largo del Mediterráneo.

 

Las obras del centro de datos de Interxion se iniciarán este año y se prevén que finalicen en 2024, con lo que la estación Barcelona CLS ya estará en pleno rendimiento y, sin duda, las sinergias entre ambas infraestructuras beneficiarán la conectividad del territorio. El propio Robert Assink, director general de Interxion España, apuntaba las tres características que suelen presentar los hubs digitales internacionales: una infraestructura robusta de centros de datos, la interconexión de redes internacionales de cables terrestres y submarinos con redes capilares locales, y una creación masiva de datos corporativos.

 

Por su parte, Norman Albi, CEO de AFR-IX telecom, está convencido de que Interxion y Barcelona CLS unirán esfuerzos de los que seguro sacará provecho el tejido económico de Barcelona, Cataluña y España. 

 

Data centers y cable landing stations, un tándem para el progreso digital

 

El anuncio de Interxion es una señal más de la escalada que está experimentando el sector de los data de manera global en España y, en concreto, los centros de datos, uno de los pilares de la economía digital por su impacto en todo el ecosistema digital: big data, nube, inteligencia artificial, ciberseguridad o interconexión de redes y sistemas.

 

Según el informe Spain Data Center, elaborado por la asociación de data center SPAIN DC, la previsión para el próximo lustro es que se genere en España una inversión directa de más de 6.000 millones de euros en nuevos centros de datos.  Esta proyección tan positiva del posicionamiento digital de España se explica, en gran medida, por la posición geográfica privilegiada que permite aterrizar cables submarinos de fibra óptica y latencias reducidas en las conexiones con diferentes continentes, especialmente con África y también con América.

 

Por ello, no sorprende escuchar en el sector de telecomunicaciones que los datos son el nuevo oro negro y cuanto más cerca se sitúen las empresas en el origen y destino de los mismos, mejores servicios ofrecerán y mayores ventajas competitivas conseguirán.

 

En esta nueva coyuntura, hay diferentes puntos de la península con elevado potencial para convertirse en un nodo de interconexiones del sur de Europa. Así lo demuestra el despliegue de cables submarinos como el Grace Hooper, que conectará Europa con América, o el cable 2Africa, que acortará sensiblemente las distancias con el continente africano, uno con mayores tasas de crecimiento de los últimos años.