Actualizado el 20/07/2018

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Objetivo: DEL IMPOSIBLE AL POSIBLE en Operaciones

Objetivo: DEL IMPOSIBLE AL POSIBLE en Operaciones

Escrito por Alexandre Blasi el 09/01/2018 a las 21:34:07
916

(Socio de CAUDEX)

El coste de las operaciones de una organización debe ser CERO. Hace unos días así lo expresaba ante un grupo de jóvenes directivos lo que era un deseo de todo presidente o director general de una empresa o de una organización. La respuesta natural es que es imposible y posiblemente lo sea. Añado posiblemente porque en muchos casos cuando he dicho que una cosa era imposible alguien se ha cuidado de demostrarme que aquel imposible era posible. Naturalmente el camino seguido hacia lo posible era distinto del que yo pretendía y yo no lo veía.

 

Porque digo que el coste debe ser cero. Lo que quiero decir es que desde la idea hasta la entrega al cliente o usuario debe costar CERO euros, debe tener CERO defectos de calidad, el proceso no debe tener mermas, el tiempo de entrega debe ser CERO segundos, .... No es una exageración. Debe ser un fin. Si nos ponemos límites a nosotros mismos, si decimos que no, si decimos que es imposible, ..., sin más análisis ni reflexión seguro que no lo haremos y en ese momento damos la oportunidad de que alguien lo haga. Si nuestra respuesta está condicionada porque estamos instalados en nuestra zona de confort, en los conocimientos adquiridos, en lo que siempre se ha hecho, quizás nos equivocamos. El poco progreso de la cultura empresarial europea parece demostrarlo porque hay otras culturas que, como que no han tenido precondiciones o nadie les ha enseñado cosas o acciones que no se pueden hacer, las hacen.

 

No cuento nada nuevo. Es la cultura de la mejora continua aplicada a todos los conceptos de nuestra vida pública o privada. Es el proceso de aprendizaje cuando una acción no nos va bien o no tiene el éxito esperado. Es lo mismo cuando hacemos algo bien preguntarnos cómo podríamos hacerla mejor. Es el proceso de maduración, o de digestión, de las experiencias y de aprendizajes lo que nos puede ayudar en este proceso de mejora. Conlleva un nivel de estrés personal y de entorno elevado. Debemos aprender a reconducirlo hasta un nivel tolerable y que es diferente para cada uno de nosotros. El nivel de exigencia personal y colectivo es alto pero la defensa de las organizaciones pasa por aquí. Según dicen los que entienden, un cierto nivel de estrés es razonable y saludable. Claro que “un cierto nivel” ... no quiere decir gran cosa.

 

El componente más importante de las organizaciones somos las personas. Hace ya muchos años que Peter Drucker escribió el Managing Oneself y aún hace más años que en el frontis del templo de Delfos decía "conócete a ti mismo". El tema es bien claro en mi opinión y por ejemplo plantea cómo podemos pretender dirigir a los demás si no sabemos dirigirnos a nosotros mismos, o dicho más simplemente como podemos pretender administrar el tiempo de los demás si no sabemos administrar el propio. Por eso hay que conocer, hacer nuestro reconocimiento de puntos fuertes y carencias, definir nuestro propio plan antes de pretender hacer el de los demás y el de las organizaciones, ..., y desde este punto de partida aprender a conocer nuestro entorno, personas y organizaciones. En mi opinión es el primer paso para hacer lo que nos parece imposible tenga la posibilidad de ser posible.

 

El día que me contrató Josep Maria Freixes para entrar a trabajar en la empresa MAI de Valls me señaló un cartel que decía "no me traigas problemas, propón soluciones". Es lo que yo interpreté y me aplico a mí mismo y priorizo la aportación de soluciones. Pido a las personas que me rodean que se lo piensen antes de decir que una petición es imposible y, por el contrario, planteen alternativas a cómo hacerlo o como aproximarse al máximo.

 

El coste cero en el sentido más estricto quizá no lo conseguiremos nunca, pero nos tenemos que acercar al máximo porque si no damos la oportunidad a que otros lo hagan.