Actualizado el 23/07/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. La fibra óptica submarina como llave de acceso al metaverso

La fibra óptica submarina como llave de acceso al metaverso

Escrito por Jesús Serrano el 14/02/2022 a las 17:50:31
2114

(Global Business Development at AFR-IX telecom y Commercial Officer a Barcelona Cable Landing Station)

Una de las palabras que más vamos a oír este año en el ámbito digital es metaverso. Desde que Facebook (ahora rebautizada como Meta) anunciara su apuesta por este nuevo mundo de realidad virtual inmersiva, el interés por cómo va a evolucionar el Internet del futuro va en auge. Plantea un paso más allá de las redes sociales, nuevos hábitos y, claro está, nuevas oportunidades de negocio (los avatares serán potenciales consumidores virtuales y ya existen marcas que están pensado productos concretos para vender en el metaverso).

 

Más allá de la saturación de las redes sociales y los límites de las websites convencionales, esta revolución de Internet no puede entenderse sin las mejoras tecnológicas de los últimos años que hacen posible una experiencia virtual de calidad: dispositivos de realidad aumentada muy precisos, gafas que permiten la inmersión 100% virtual y tarjetas gráficas que pueden dibujar mundos virtuales con asombroso realismo.

 

Además de todo esto, la base que sostiene el metaverso es la baja latencia en la transmisión de datos y, seguramente, este es uno de los motivos por los que vemos cómo los grandes gigantes tecnológicos están cada vez más implicados en impulsar nuevos cables submarinos de fibra óptica. Y el despliegue de fibra óptica con latencias cada vez más bajas será un factor determinante para el éxito de la construcción del metaverso.

 

 

Preparando la llegada del metaverso: los cables submarinos de Meta y Google

 

Según informaba un reciente estudio de la consultora tecnológica TeleGeography del que se han hecho eco diversos medios, Microsoft, Alphabet (Google), Meta y Amazon controlan ya el 66% de la capacidad de los cables submarinos de fibra óptica que alimentan Internet, una cifra elevadísima teniendo en cuenta que en 2012 apenas llegaban al 10%.

 

De hecho, en el territorio español, actualmente Google ya ha hecho aterrizar en Bilbao el cable Grace Hoper (un cable submarino que conecta Estados Unidos con Reino Unido y España). Asimismo, se espera para este año la llegada a España del cable 2Africa en el que participa Meta. De esta manera, intentan romper la dependencia de la construcción de cables por terceros (muchas veces gobiernos y empresas estatales de telecomunicaciones) y refuerzan su posicionamiento con una red propia de cableado.

 

El crecimiento del mapa de cables submarinos tiene un impacto positivo en la economía, cada vez más dependiente de una conectividad eficiente, con latencias bajas que faciliten la trasmisión de datos. Ahora, además, en un futuro en el que el metaverso se va a imponer como tendencia digital, este refuerzo del cableado de fibra óptica es esencial para asegurar experiencias virtuales inmersivas de calidad. Es decir, latencias bajas para una velocidad rápida en la transmisión de datos, de manera que las interacciones virtuales sean lo más parecido a la vida real, que el usuario tenga la sensación de que se producen en tiempo real, y que las plataformas digitales del metaverso puedan sostener la cantidad ingente de datos que generarán los usuarios: por ejemplo, centenares de avatares asistiendo a un concierto virtual, que gesticulan y se mueven por la sala del concierto.

 

Dicen los expertos que el metaverso tiene posibilidades infinitas y que está todo por construir. Lo que está claro es que los cimientos de ese metaverso descansan, además del 5G de las redes móviles, bajo los océanos. La fibra óptica submarina tiene la llave de acceso a ese paraíso digital que propone la nueva realidad virtual.