Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Emprender después de la pandemia

Emprender después de la pandemia

Escrito por Juanjo Villanueva el 19/01/2021 a las 14:17:56
1642

(Catedrático emérito de la UAB)

La pandemia del Coronavirus ha sido considerada por algunos líderes políticos como una guerra mundial por sus importantes consecuencias sociales y económicas. En el ámbito del emprendimiento sus efectos colaterales también han sido notables.

 

Según el reciente informe State Of European Tech casi todos los hubs europeos, excepto Estocolmo y París (este último por las aportaciones públicas), han tenido un descenso en las inversiones realizadas respecto al año anterior. En España el descenso ha sido considerable, en Barcelona, que es el único hub que está en la lista de los 20 primeros (Madrid no aparece este año), la inversión ha caído de los 645 millones de dólares en 2019 a los 277 de este año. En cuanto al número de operaciones Barcelona ha bajado de 113 a 104 y Madrid (que en esta métrica si aparece) de 92 a 71 operaciones.

 

Más aún, si no consideramos exclusivamente los datos de la financiación de startups escalables, aunque sean las más llamativas, la incidencia de la pandemia en el emprendimiento ha sido grave para todo un entramado de pequeñas startups que han tenido que “echar la persiana”, así como para muchos emprendedores autónomos que no han podido aguantar las embestidas del coronavirus.

 

Sin embargo, a toda economía de guerra le sigue una de postguerra. Y de la misma forma que tras la segunda guerra mundial Europa recobró de forma acelerada sus niveles de producción (aunque no tan pronto los de bienestar social), cuando se firme el armisticio con el virus es de esperar que se produzca una rápida recuperación de la economía donde tendrá mucho que ver el espíritu emprendedor, más si se puede disponer de un “Plan Marshall” como el del Fondo de Recuperación Europeo.

 

Respecto a cómo serán los cambios en los procesos de emprendimiento, la interacción personal presencial seguirá teniendo, como ha tenido siempre, una gran importancia para la ideación, la formación del equipo, la mentoría, los foros, las ferias, la formación, la financiación o la estancia en espacios compartidos como incubadoras y aceleradoras. Es decir, en casi todos los componentes del ecosistema. Sin embargo, la pandemia ha introducido una “economía de guerra” que ha incidido drásticamente sobre los contactos presenciales sustituyéndolos total o parcialmente por el teletrabajo y los eventos virtuales realizados a través de plataformas como Zoom, Teams o Meet.

 

Aunque en muchos casos la presencialidad en emprendimiento es irreemplazable, el Coronavirus ha mostrado un aspecto positivo con el incremento sustancial del trabajo remoto, dado que muchos procesos han intensificado la utilización de plataformas como, por ejemplo, Google Drive, Ekiter, Slack o Trello, permitiendo introducir un importante factor de eficiencia en el desarrollo y gestión de los proyectos emprendedores.

 

Adicionalmente, la consolidación de los procesos telemáticos ha puesto de manifiesto que la no presencialidad puede permitir impulsar nuevos modelos de negocio que conduzcan a transformaciones radicales. Así ha sucedido en sectores tradicionales tales como el editorial, el discográfico o el cine.

 

Aunque parece que todavía tenemos para unos cuantos meses hasta conseguir la inmunidad de rebaño (curioso nombre), si mañana surgiese una solución “milagrosa” que nos permitiese volver de inmediato a la normalidad de antes de la “guerra”, diversas acciones de emprendimiento que ya se están realizando actualmente de forma no presencial, se consolidarían. Sin embargo, otras muchos procesos se seguirán haciendo como se han hecho siempre, incluidos, desafortunadamente, los burocráticos exigidos por unas administraciones miopes. En resumen, aunque sería muy conveniente en muchos aspectos, no me parece que a corto plazo se vaya a producir una transformación radical en la forma de emprender después de la pandemia.