Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Una máscara para solucionar el problema de la privacidad

Una máscara para solucionar el problema de la privacidad

Escrito por Guillem Alsina el 01/10/2020 a las 19:46:09
883

La privacidad ante el uso de las nuevas tecnologías para monitorizarnos es un tema cada vez más candente para una parte de la ciudadanía. Y, entre las tecnologías que más preocupan por su posible mal uso, se encuentra la del reconocimiento facial.


Se han probado diversas tretas para burlar a las cámaras, y con el uso de máscaras quirúrgicas y de otros tipos para protegernos de la pandemia, se está dificultando el uso de este tipo de tecnología.


Pero el diseñador y artista holandés Jip van Leeuwenstein ha creado una máscara facial completa que permite eludir las tecnologías de reconocimiento facial basadas en inteligencia artificial y empleadas desde cualquier ángulo, y sin tener que preocuparse por nada más.


Conformada por una serie de paneles transparentes unidos entre ellos en ángulos distintos que provocan la suficiente distorsión de la imagen como para dificultar la tarea de los sistemas de identificación, cubre integralmente toda la cara.


No obstante, al ser completamente transparente, permite a otra persona interaccionar con quien la lleva puesta, y ver las emociones del usuario que se reflejan a través de expresiones faciales que la máscara deja ver cómodamente.


De esta forma, la persona que la lleva puesta no pierde nada de identidad, aunque esta no puede ser captada por los sistemas de reconocimiento facial.


Van Leeuwenstein muestra este trabajo, entre otros, en su sitio web, pero no incluye testimonios de nadie que la haya usado probándola ante sistemas de este tipo, ni he podido encontrar más información en Internet que la que facilita el diseñador holandés en su sitio, y que es meramente descriptiva.


Así que queda como una interesante posibilidad, pero hace falta probarla ante sistemas de identificación por reconocimiento facial comerciales que estén siendo empleados actualmente en el mercado para poder certificar que, efectivamente, funciona.


En su sitio web, van Leeuwenstein denuncia que no solamente las fuerzas de seguridad son las usuarias de este tipo de tecnología, sino que también las compañías privadas están interesadas para poder personalizar los anuncios que se muestran, y almacenar nuestros intereses personales.