Actualizado el 27/09/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Shenzhen autoriza los robotaxis de nivel 4

Shenzhen autoriza los robotaxis de nivel 4

Escrito por Guillem Alsina el 30/08/2022 a las 12:22:32
536

A lo largo de los últimos meses, diversas compañías ya han venido ofreciendo servicios de robotaxi en la municipalidad China, así que ¿qué es lo que cambia ahora?


Pues que hasta ahora, las compañías que ponen los vehículos autónomos en la calle estaban obligadas a situar un chófer humano tras el volante, que tuviera la capacidad de tomar el control del coche en el caso que fuera necesario, una obligatoriedad que desaparece o, más apropiadamente, que muta.


Y eso es así porque, desde hace unos días, solamente se exige a las compañías que un conductor esté presente en el vehículo durante el trayecto, pero no necesariamente tras el volante.


Otro punto muy importante que la municipalidad de Shenzhen ha trabajado es el marco legal que aclara de quién es la culpa en el caso de que ocurra un accidente que involucre uno o más vehículos autónomos, tal y como explica esta pieza de Reuters.


Así, si en el momento de colisionar, un conductor humano está manejando el volante del vehículo autónomo, dicho conductor humano podrá ser acusado del accidente en caso que haya sido culpa suya. En cambio, si el vehículo estaba funcionando en modo completamente autónomo en el momento del choque, será el propietario del coche quien pueda cargar con la responsabilidad del accidente en el caso que sea culpa de dicho vehículo.


Para el caso que la culpa sea de un defecto de fábrica (por ejemplo, un bug en el algoritmo de conducción), el propietario del coche podrá pedir una compensación al fabricante, con el objetivo que dicha compensación le permita abonar la indemnización a las víctimas y familiares.


Según deja a entender el artículo de Reuters antes mencionado, el área de los vehículos autónomos es considerada como prioritaria por el gobierno de Pekín para mostrar músculo tecnológico y económico, por lo que se lo ha tomado como una competición directa contra los Estados Unidos, y pondrá todas las facilidades a su alcance para las compañías fabricantes.