Actualizado el 24/05/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Reconocimiento facial para luchar contra el crimen en Londres

Reconocimiento facial para luchar contra el crimen en Londres

Escrito por Redacción TNI el 28/01/2020 a las 14:24:05
790

Cuando la China u otros países implementan sistemas de control de sus ciudadanos mediante millones de cámaras de videovigilancia, desde Europa se pone el grito en el cielo al considerar esa práctica antidemocrática. Si bien es cierto que la libertad es un bien escaso en el país más poblado del mundo, se trata con un doble rasero, pues cuando un país del llamado occidente emprende acciones similares, la forma de analizar esa práctica difiere mucho.

 

Recientemente la policía de Londres ha empezado a utilizar cámaras de reconocimiento facial que rastrean a la ciudadanía en directo. La Metropolitan Police Service ha asegurado que esta práctica quiere reducir de forma drástica el crimen y la violencia en la ciudad inglesa.

 

En un comunicado de prensa, el cuerpo policial ha explicado que los crímenes han aumentado en los últimos años en la capital hasta situarse en los 95,99 hechos punibles por cada mil personas. Añade la nota que esta tecnología no pretende acabar con los viejos sistemas de patrullaje o reconocimiento personal de los delincuentes. Será una práctica de soporte que quiere mejorar el trabajo de los agentes.

 

Para evitar las críticas que la implantación de esta tecnología puede suponer, desde la policía londinense se ha explicado que todas las cámaras de vigilancia estarán señalizadas y se ha añadido que se repartirán folletos informativos a los vecinos de las zonas en las que se han desplegado los aparatos. El mismo cuerpo ha señalado que sistemas similares ya se usan en el ámbito privado y ha considerado que la tecnología de videovigilancia servirá para localizar personas que se han perdido.

 

Ciertamente, parece que el objetivo de la policía de Londres no es controlar a la población. Con todo, debería abrirse un profundo debate sobre si los sistemas de reconocimiento facial, en sí intrusivos en la privacidad, ayudan a reducir el crimen.