Actualizado el 29/11/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Alemania duda con la implantación del reconocimiento facial

Alemania duda con la implantación del reconocimiento facial

Escrito por Guillem Alsina el 12/11/2019 a las 15:35:57
305

La tecnología de reconocimiento facial provoca cierto miedo o, por lo menos, inquietudes, allá donde llega. Y es que solamente hay que haber visto el film Minority Report para intuir hasta dónde puede llegar, y saber un par de cosas sobre su uso por parte de regímenes autoritarios como el de China para que uno no se quede tranquilo.


Para las autoridades policiales constituye una gran ayuda, no hace falta decirlo, pues automatiza el trabajo que, de otro modo, deberían hacer una gran cantidad de agentes de la ley.


Pero su posible abuso es motivo de preocupación para los grupos defensores de los derechos civiles.


Según informa Deutsche Welle, el Ministerior del Interior alemán ha llevado a cabo una prueba piloto de reconocimiento facial con 300 voluntarios en condiciones de operativa real en la estación de trenes berlinesa de Südkreuz.


La prueba ha consistido en introducir estos tres centenares de voluntarios en la base de datos para reconocerlos como si fueran delincuentes en busca y captura, conociendo los días y las horas en las que estos habían accedido.


De acuerdo con los datos proporcionados por el mismo Ministerio del Interior germano, el sistema de reconocimiento fue efectivo en un 80% de los casos, no reconociendo al sujeto solamente en uno de cada cinco casos.


Controversia con grupos defensores de la privacidad


Las ventajas del reconocimiento facial para la policía son evidentes, al hacer innecesario un despliegue amplio de efectivos para detener a un criminal.


Y, no obstante, miembros de varios partidos políticos -incluyendo la CDU de la canciller Angela Merkel- han expresado su preocupación sobre cómo estas medidas de videovigilancia con reconocimiento facial incluído pueden afectar a los ciudadanos comunes e inocentes. Y este es un punto sensible, porque los impulsores del sistema van a necesitar el apoyo de todo el gobierno al completo.


También las organizaciones civiles no gubernamentales se han mostrado preocupadas. Por ejemplo, la GFF (la sociedad alemana para los derechos civiles) ya se quejó del escaneo automático y rutinario de las fotos de los pasaportes desde 2017, mediante reconocimiento facial, para buscar sospechosos. Dicho reconocimiento, hasta entonces, sólo se hacía en los casos estrictamente necesarios


Los falsos positivos en el caso del experimento de Südkreuz fueron de uno entre cada millar de lecturas, consistiendo en personas detectadas como sospechosas cuando, en realidad, no se encontraban siquiera en la base de datos utilizada para la prueba.


Es sin duda un porcentaje bajo, pero no negligible si tenemos en cuenta las consecuencias de un arresto en la vida real, aunque después haya una rehabilitación del sujeto por un error cometido por la policía.


Pese a la oposición de una parte sensible de la sociedad civil, la nueva medida ha recibido un espaldarazo reciente que puede ser importante: un juzgado de Hamburgo declaró ilegal la orden de borrado de la base de datos de imágenes de las protestas de la reunión del G20 que se celebró en la ciudad en 2017.


Dicha base de datos había sido construída a partir de grabaciones de videovigilancia así como de las propias cámaras móviles de la policía, que la almacena en discos duros para la identificación futura de quienes estuvieron en dichas protestas si se da el caso.


Evidentemente, ello ha provocado protestas, ya que defensores de los derechos civiles consideran que se están conculcando los derechos básicos al guardar imágenes de personas inocentes (sólo por el mero hecho de protestar) para identificarlas algún otro día “si se da el caso”.