Actualizado el 13/02/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Europa contra las empresas

Europa contra las empresas

Escrito por Redacción TNI el 15/08/2017 a las 20:04:09
1845

Vuelven las tensiones entre Europa y las grandes firmas tecnológicas del momento. En este caso las autoridades comunitarias han enviado una carta a Facebook, Twitter y Google para que modifiquen sus condiciones de privacidad y las adapten a las leyes del consumidor europeo.

 

Entre los puntos que enfrentan a las dos partes están los siguientes elementos de fricción. Mientras la tríada tecnológica considera que los usuarios deben dirigirse a la Corte de California, emplazamiento en el que se encuentran las oficinas centrales de las empresas para denunciar a las compañías, la UE considera que deberían poderlo hacer en los sitios adecuados del país de origen del usuario. Resulta extraño que para algunas cosas Facebook, Google y Twitter sean tan nacionalistas como en este caso, tan estadounidenses, mientras como en otros como pagar impuestos se declaren tan internacionales. Obviamente las leyes de consumo son más laxas en los Estados Unidos y por ello estas empresas prefieren acumular allí sus litigios.

 

Por otro lado, la publicidad también se erige como un punto de fricción entre los dos bandos. Según Europa las empresas deberían dejar mucho más claro qué son contenidos patrocinados y el resto para de este modo asegurar los derechos de los consumidores.

 

Además de esto la eliminación de contenidos ilegales y amenazantes debería según Europa ser mucho más rápido de lo que lo es ahora. Google, Facebook y Twitter emplean hasta la fecha un intrincado sistema que avisa a las webs de que han subido contenidos ilegales y que será eliminado. Para la tríada eliminar contenidos sin el debido aviso a los usuarios supone grandes pérdidas de credibilidad.

 

Ante esta situación la Unión Europea amenaza con imponer sanciones económicas a los gigantes tecnológicas de no cumplir las demandas. Veremos si al Viejo Continente le tiembla o no el pulso.