Actualizado el 25/03/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El dedo que tapa el Mobile

El dedo que tapa el Mobile

Escrito por Tecnonews el 26/02/2019 a las 20:17:42
324

“Que el dedo no te tape la luna”. Esta expresión resume aquellas situaciones en las que por no ver más allá de nuestro ombligo tapamos una realidad de gran importancia. Sucede un poco esto, estos días.

 

En Barcelona se está celebrando uno de los eventos más importantes del mundo: el Mobile World Congress. Algunos dirán que es un congreso más en el que algunas empresas muestran sus novedades. Nada más lejos de la realidad. En el marco del MWC, además de las últimas tendencias de mercado, existen espacios en los que se debate sobre el futuro de la humanidad. No solo del futuro de la tecnología móvil sino sobre cómo esa tecnología afectará a nuestras sociedades y cómo se convertirán nuestros sistemas políticos, nuestras democracias, nuestras relaciones personales, nuestro cerebro con ellas.

 

Si abrimos los diarios estos días es frecuente ver noticias de calado político. En las primeras planas cohabitan el juicio contra el independentismo, la pre-pre-campaña electoral de abril y mayo e incluso la reciente gala de los Oscars.

 

Resulta hasta cierto punto incómodo que el MWC haya quedado relegado a la cuarta noticia de los rotativos más importantes del país.

 

No tanto porque las otras noticias no tengan entidad, que la tienen. Sino porque en unos años –probablemente cuando Barcelona haya dejado de ser la sede de este congreso y tengamos que lamentarnos por ello- diremos frases como las siguientes: Ya lo vaticinó el Mobile del año 2018, esa tendencia ya despuntaba en el Mobile del 2015, en 2019 ya se intuían los riesgos para las democracias con la falta de privacidad en la red.

 

Puede que las grandes noticias –reiteramos, sin querer denostar las otras informaciones que interesan a millones de personas estos días- sean así: silenciosas, de calado lento. Es una pena que ni por tres días en los que Barcelona, Catalunya y España se convierten en el centro del mundo, seamos conscientes de ello.