Actualizado el 26/05/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Vida después del virus

Vida después del virus

Escrito por Miquel Ramirez el 08/04/2020 a las 14:21:31
726

(Ex-Decano del Col·legi Oficial d'Enginyers de Telecomunicació de Catalunya)

Estamos aprendiendo a vivir de otra manera, entendiendo porque se llama sector primario a la agricultura, el sector que no se puede parar, qué es el juramento hipocrático por el que nuestros médicos se juegan la vida, que sí era verdad que los automóviles y aviones contaminan, la verdadera altura de nuestra clase política … estamos aprendiendo a vivir.

 

Cosas tan simples como las mascarillas han puesto de rodillas nuestra capacidad industrial. ¿Dónde está la industria 4.0?, ¿la fabricación flexible?, creímos que mandar las fábricas a China era una gran idea, no nos importó el desmantelamiento de nuestro sector industrial, las legiones de parados, la conversión de nuestra sociedad en sociedad de servicios, servicios que hemos tenido que cerrar a los cien muertos por el virus, a la primera prueba de estrés.

 

Tenemos que aprender … y cambiar. Este verano no tendremos turismo, no creo que nuestros políticos sean tan insensatos como para abrir fronteras y volver a empezar el baile de respiradores. Volvamos a la industria, a desarrollar una industria farmacéutica y biotecnológica que nos permita no arrodillarnos ante el intermediario que nos trae tests de comportamiento aleatorio, respiradores turcos o mascarillas chinas. Necesitamos nuestra industria aquí. Hay que volver a aprender como se hacen las fábricas, Alemania salió de las debacles en las guerras mundiales porque aunque sus ejércitos fueron derrotados y desmantelados, sus ingenieros sabían poner en marcha fábricas. Tienen mascarillas, una industria farmacéutica puntera, respiradores. No han malbaratado su sector industrial.

 

Hay que repensar la globalización, hay que mantener las industrias estratégicas y no establecer escenarios con competencia falsa. No podemos competir con países sin estado de bienestar y con reglas medioambientales laxas, competiremos con los que jueguen con reglas. Quiero competir como en las ligas deportivas, con reglamento y árbitro. Europa debe poner en solfa las actuales “no reglas” del comercio internacional. Se acabó jugar con las cartas marcadas. Se acabó permitir a países como Irlanda y Holanda hacer ingeniería financiera para evadir, sí evadir, del resto de países de la UE impuestos de las multinacionales americanas. Se acabó la manga ancha en la entrada de mercancías en los puertos holandeses para luego reexportarlos al resto de la UE. O jugamos con las mismas reglas o perderemos el futuro. No mencionaré a China, ya sé que una serie de profetas se arrodillan ante su capacidad industrial, que nosotros hemos alimentado, pero ¿cuáles son sus reglas?, ¿cómo decimos que no somos competitivos contra gente que no las tiene?, ¿es que es posible jugar al fútbol con 25 jugadores y tocándola con la mano? Miremos a los ojos la verdad y admitamos que hemos hecho el ridículo, la UE y USA , o más bien las clases dirigentes empresariales y políticas.

 

Quiero por fin hacer una reflexión sobre el valor de las TIC en estos momentos de zozobra. Alguien dijo , creo que un antiguo CEO de Intel , que no eran importantes por lo que hacían sino por lo que posibilitaban. Sin la fibra óptica , sin  WiFi, sin las redes móviles no podríamos teletrabajar, no tendríamos las redes sociales, que nos anclan a los familiares y amigos.

 

 Estamos ante un momento difícil pero con esperanza y gran parte de esa esperanza se construye desde las TIC, son importantes por lo que posibilitan. No lo olvidemos.