Actualizado el 11/06/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. TIC TAC, TIC TAC. Salud, Tecnología y Smart Watch

TIC TAC, TIC TAC. Salud, Tecnología y Smart Watch

Escrito por Joan Francesc Gras el 14/03/2023 a las 11:11:23
1791

(Director General)

Con la IA invadiendo desbocadamente nuestra sociedad, todavía son muchos los campos que requieren hardware asociado a un software, especialmente en el campo de la salud. Esperemos pues, que en el MWC 2023 podamos ver alguna novedad revolucionaria al respeto.

 

Analicemos ahora, algunos datos relacionados con una enfermedad que va en aumento en el mundo. Según la OMS (2019) 463 millones de personas en el planeta tienen diabetes. Según la International Diabetes Federation se calcula que 700 millones de adultos en todo el mundo tendrán diabetes en 2045. El gasto sanitario mundial para tratar esta enfermedad en el 2021 rondaba los 960.000 millones de dólares y sólo en el mercado de antidiabéticos se facturaron cerca de 78.800 millones de dólares.

 

La diabetes y sus complicaciones generan grandes pérdidas económicas en forma de gastos médicos directos y de una pérdida para los diabéticos y sus familias de ingresos y trabajo, así como para los sistemas de salud de las diferentes economías nacionales.

 

¿Qué relación existe entre estos datos y la tecnología? ¿Y con los wareables?

 

La DM es una enfermedad crónica que requiere un buen control metabólico para evitar o frenar posibles complicaciones a largo plazo. En la guía de la diabetes del hospital Sant Joan de Déu de Barcelona en el primer punto se recomienda a los enfermos "Realizar entre 5 y 6 controles de glucemia al día" esto implica invadir (pinchar) alguna parte del cuerpo. Ultimamente, se puede colocar un sensor, también invasivo en un brazo y mediante este dispositivo, poder hacer las lecturas y la monitorización en cada momento, evitando múltiples pinchazos al dia.

 

Cuando se llegue a anunciar públicamente la existencia real y homologada de un aparato que entre otras cosas, mida la glucosa con la precisión de un glucómetro actual, se producirá un cambio de paradigma.

 

Actualmente, un reloj inteligente en sí mismo no puede rastrear los niveles de glucosa en sangre, pero puede funcionar junto con una aplicación especial para ayudarle a controlar dichos niveles y transferir sus lecturas de azúcar en sangre al teléfono.  La aplicación del teléfono recibe los datos de su sensor/transmisor CGM a través de Bluetooth.

 

Por lo tanto, no es el reloj inteligente el que controla sus niveles de azúcar en la sangre, sino que actúa como un conducto para mostrarle lo que está sucediendo con dicho nivel de azúcar en la sangre. El sensor que utiliza para realitzar la medición, no siempre es compatible con todos los relojes inteligentes.

 

Por lo tanto, un reloj inteligente solo puede leer su glucosa en sangre mediante el seguimiento de los niveles de glucosa en sangre a través de aplicaciones específicas que algunos dispositivos empiezan a incorporar.

 

La conclusión es pues, que este sistema que, tanto por sus implicaciones como por su necesidad de ser no intrusivo necesita su tiempo ya que  a los problemas tecnológicos subyacentes, se añade la necesaria  homologación por parte de la agencias de salud correspondientes. Dos ejemplos son la FDA Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y la EMA Agencia Europea de Medicamentos. Curiosamente, ésta última suele aprobar en dos años la utilización de los medicamentos frente a los aproximadament 6 meses de la norteamericana. Los tiempos en homologar productos es distinta, però el procedimiento no difiere mucho del de los medicamentos.

 

Que los Smart-watch, o algunos modelos en particular se conviertan en un pequeño centro médico portátil, es una posibilidad cada vez más cercana y probablemente no exclusiva de un solo fabricante, pero todavía falta algún tiempo. ¿Qué incidencia tendrá en la salud colectiva mundial?

 

Estaremos atentos a los próximos tiempos y esperemos que pronto algún fabricante logre dicho objetivo. Será interesante también, analizar que ocurre con el gasto sanitario mundial que afecta a esta enfermedad. El siguiente paso, como no, será el uso de la IA en el tratamiento de los datos obtenidos, por ejemplo.