Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Simplemente libertad

Simplemente libertad

Escrito por Eduard Martin Lineros el 26/09/2017 a las 20:07:28
1594

(Degà Col·legi Oficial d'Enginyeria en Informàtica)

Parece una eternidad. Algunos sábados de verano mi padre me cogía la mano y bajábamos a la parada del 29 ante las cocheras de la calle Borrell. Autobuses de color verde oscuro-claro que enfilaban calles de ruidosos adoquines. Recuerdo que acabábamos cogiendo como si fuera una gran excursión un cercanías en la estación de Francia tras el trayecto urbano y acabábamos (después de un gran viaje) en la playa de Vilasar .... toda una excursión.

 

Os hablo de la época final del franquismo ... de los primeros años 70. Han pasado tantos años, pero de pronto me doy cuenta que no. El tiempo no ha fluido.

 

En pleno siglo XXI, después de más de cuarenta años despertamos. Es como un gran sueño colectivo: teníamos tan poco, tan poco … Nuestros padres tenían tan y tan poco y habían sufrido tanto, que toda una generación se conformó con el engaño de la evolución del régimen dictatorial a una democracia falsa, vacía, sorda ...

 

El régimen del 78 fue mucho mejor que la dictadura: era fácil, al principio. Ahora, agotado y desmenuzado en sí mismo, nos ofrece su verdadera imagen.

 

Nos engañaron con el crecimiento en una burbuja, con los Juegos Olímpicos hechos desde el esfuerzo de la gente ... con Internet.

 

Internet. La expresión máxima de la libertad sin fronteras. Lo ha cambiado todo, también las ciudades. Internet nos ha abierto los ojos, para lo bueno y lo malo. No sabe de fronteras, no sabe de limitaciones.

 

El régimen se ha descubierto. Actuando como una rémora del siglo XIX ataca en Internet como lo hace con imprentas y periódicos, como lo harían los más ávidos dictadores de aquella centuria. Pero Internet, la Red, con sus imperfecciones, es el canal de interconexión cultural, del intercambio de conocimiento, de cultura ...

 

El régimen no quiere que la gente sepa, por eso se descubre y cierra, prohíbe, limita, coacciona y amenaza: no se puede navegar, no puede recibir correos, no puede ... No puede recibir información política, que se extiende como el aceite.

 

Pero Internet no parará: es imparable, y nosotros haremos que todavía sea un espacio de libertad. Porque ahora está en juego nuestra libertad ... más allá de nuestra independencia, o nuestra dependencia.

 

Denunciaremos sin paliativos ante las organizaciones internacionales el abuso que España está haciendo al cerrar, prohibir y denegar el acceso a información absolutamente legal y lícita. Y lo haremos porque la información veraz no es partidaria: genera opinión. Y la opinión genera cultura.

 

Después de tantos años, la imagen de los adoquines sigue estando presente. ¿Es esto lo que queremos?