Actualizado el 31/03/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. ¿Qué pasara con las empresas emergentes (start-ups) en un futuro?

¿Qué pasara con las empresas emergentes (start-ups) en un futuro?

Escrito por Carles Palet Durán el 18/02/2020 a las 19:09:33
655

(Presidente de AECOP Catalunya)

Para poder analizar la evolución en los próximos años de las empresas emergentes o también conocidas como “start-ups”, debemos conocer a los actores que intervienen y reflexionar sobre sus características.

Una empresa emergente está normalmente constituida por 2 o 3 personas (socios) que mediante una “idea” y basándose principalmente en la tecnología, desarrollan un plan de negocio para implantar un producto o servicio innovador en el mercado, buscando inversores que apoyen su proyecto mediante una aportación dineraria.

 

Los Socios. En general son personas de alta cualificación universitaria, que ya han tenido experiencias profesionales y que deciden arriesgar tanto sus capacidades, como su capital para constituir un negocio innovador y rompedor en el sector donde operan, basado en sus conocimientos tecnológicos y de mercado.

Su perfil es una mezcla entre innovador y emprendedor, es decir, está dispuesto a arriesgar y no tiene temor al fracaso. Buscan aprovechar las oportunidades de negocio que mediante la tecnología puedan suponer una ventaja competitiva a medio plazo. En un análisis efectuado en el año 2018 sitúan a los socios en edades entre 35 y 49 años, lo que presupone una madurez, experiencia y conocimiento del mundo empresarial. (1)

 

La Tecnología. Las primeras “start-ups” nacen con la aparición de internet, en este sentido me gustaría mencionar un negocio en Benasque dedicado a material de montaña y esquí, que en 1995 lanza su web para vender sus productos por todo el Mundo, con un gran éxito. En este caso se transformo un negocio tradicional basado en la venta de productos en una tienda, en un comercio on-line que permite tener clientes por todo el orbe, fue una apuesta revolucionaria y arriesgada. Por no hablar de las más recientes y exitosas; Cabify, Glovo, Wallapop, Newtral, Ontruck, y una larga lista.

Hoy en día las investigaciones y avances en las nuevas tecnologías casi no tienen limites, por citar algunos, hablaremos de nuevos materiales, nanotecnología, impresión 3D, digitalización, robotización, inteligencia artificial y un largo etcétera, que permite a los “socios” desarrollar nuevas ideas de negocio con productos o servicios innovadores, que hasta el momento nadie ha transformado en negocios.

 

Los Inversores. Está claro que, para desarrollar un producto o servicio innovador, a partir del talento humano, pieza clave, hay que disponer de cierta cantidad de dinero. Algunos “socios” lo hacen con sus recursos sobre todo en el inicio de la aventura empresarial, pero la mayoría, una vez establecido el plan de negocio, intentan encontrar inversores dispuestos a arriesgar conjuntamente parte de su capital en el nuevo negocio. En estos momentos de alta liquidez y bajos tipos de interés, la gente esta dispuesta a asumir estos riesgos.

También las Administraciones, asi como las entidades crediticias y los “business Angels” están en disposición de arriesgar, con mesura, ya que son proyectos que pueden llegar a ser negocios escalables y de alta rentabilidad.

 

El mercado. Al desarrollar productos o servicios innovadores en sectores como las tecnologías de la información y comunicación, la biotecnología y una larga lista de sectores, el mercado está dispuesto a aceptarlos. No obstante, para ello es preciso disponer de buenos profesionales que les implementen estrategias de marketing on-line, novedosas y exitosas.

 

Después de este rápido análisis de los actores que intervienen en el éxito o fracaso de una “start-up”, llega el momento de mojarse sobre su evolución. Considero que en los próximos dos o tres años habrá un crecimiento mayor del registrado en España hasta el año 2018, que fue de 4115 nuevas “start-ups” es decir un 30% superior al año 2017. (1)

Los motivos que avalan dicho incremento son los siguientes:

 

  1. Habrá mas personas con capacidades y conocimientos tecnológicos para emprender nuevos negocios basados en la innovación en productos y servicios. Por una parte, las universidades están trabajando proyectos de innovación que pueden acabar en negocios y por otra las grandes empresas están prejubilando talento de edades por encima de los 50 años, que pueden aportar talento y experiencia a los más jóvenes.
  2. La tecnología solo hace que innovar y los descubrimientos en investigaciones seguirán un desarrollo potencial en todos los ámbitos.
  3. Los mercados financieros con tipos de interés bajos buscarán oportunidades de inversión con potencial de alto rendimiento a medio plazo y estarán dispuestos también a arriesgar. En el año 2018 la inversión creció un 63,7% frente al año anterior, en concreto 1300 millones de euros. (1)
  4. El mercado en constante evolución requerirá de nuevos productos y servicios innovadores, para hacer frente a los retos que plantean los cambios en medio ambiente, salud, movilidad, comunicaciones, etc.
  5. El mundo Empresarial se va concentrando a base de compras y fusiones en grandes Corporaciones, formando entes jerarquizados donde la toma de decisiones es muy lenta. En cambio, en las “start-ups” no hay estructuras jerárquicas, son organizaciones planas donde la comunicación y la toma de decisiones es muy fluida y rápida. Siendo estas las que darán los cambios a los servicios y productos que demandará el mercado.

También como ocurrió con la explosión de “internet” entre los años 1995 al 2000, las grandes Corporaciones seguirán comprando “start-ups” que les mejoren la rentabilidad de sus negocios.

 

Por todo lo expuesto “SI” habrá un incremento de empresas emergentes en España y a nivel Mundial.

 

Carlos Palet Durán

Partner de Win to win partners.

 

 

 

(1). Según el informe “Startup Ecosystem Overview” realizado por Mobile World Capital Barcelona.