Actualizado el 26/02/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Más por menos. ¿Qué papel juega la innovación tecnológica en el sector legal?

Más por menos. ¿Qué papel juega la innovación tecnológica en el sector legal?

Escrito por Emilio Martinez el 10/03/2020 a las 18:49:05
1986

(Director General Organización (COO) Cuatrecasas)

Todos en nuestro sector hemos oído en alguna ocasión que nuestros clientes quieren más por menos y evidentemente están en su derecho. Pero si profundizamos un poco más en esta afirmación veremos que tiene un calado muy relevante.

 

Los clientes no quieren un servicio estandarizado sino un servicio que realmente les pueda aportar valor y para ello es imprescindible tener un conocimiento profundo no solamente de su empresa o negocio sino de su sector.

 

Cuando un cliente acude a una firma de abogados espera encontrarse letrados con excelentes conocimientos técnicos, pero ello hoy en día no es suficiente: requieren un servicio específico, personalizado, focalizado, con experiencia en su sector y que permita percibir claramente el valor añadido que se le ofrece. Esta situación provoca, en ocasiones, que haya una distancia o “gap” entre lo que un cliente espera recibir y lo que un abogado entiende que puede o debe dar.

 

Para evitar estas situaciones además de establecer un diálogo fluido entre las partes, el abogado debe focalizarse en esa prestación de servicio de alto valor añadido que es lo que el cliente está demandando. Y es aquí donde radica la importancia de la innovación en los aspectos más tecnológicos pues el abogado podrá y deberá ser mucho más eficiente.

 

¿y cómo se consigue la eficiencia en la prestación de servicios legales? Por desgracia no existe una receta mágica o como dicen los americanos “there is no one size fits all”, pero sí se pueden desarrollar una serie de actividades para introducirnos en dicho camino de la mejora continua de la eficiencia.

 

1.- Establecer una cultura de innovación. No es una carrera de 100 metros lisos sino una maratón, de manera que todos debemos hacer un esfuerzo y cuando digo todos me refiero no solamente a los abogados sino a los equipos que trabajan con el abogado. La innovación, ya sea a través de procedimientos o de herramientas, debe ser una exigencia por parte de las firmas legales a todo su equipo para que en todo momento haya una serie de proyectos que permitan evolucionar en nuestro sector.

 

2.- Establecer criterios claros por especialidad identificando aquellas tareas de poco valor añadido. Existen determinadas tareas que deben hacerse pero que no aportan ningún valor añadido al cliente. Por ello, buscando la eficiencia, deberíamos focalizarnos en aquellas tareas que sin duda aportan valor añadido y el resto, aunque necesarias, deberíamos a) realizarlas con menos recursos, b) externalizarlas a compañías con un fuerte componente tecnológico que automatizan muchos procesos (alternative legal service providers o c) invertir en herramientas que de alguna forma simplifiquen estas tareas para que el abogado invierta el menos tiempo posible.

 

3.- No reinventar la rueda. Existen multitud de software estandarizados que reducen tiempos y en estos casos, la inteligencia artificial a través del machine learning y el big data juega un papel clave a través de la automatización. Nuestra máxima debería ser: todo aquello que pueda hacer una máquina no debería hacerlo un abogado. Por ello, debemos aceptar no aislarnos de la tecnología, abrazarla, percibirla como una aliada porque, en definitiva, complementará el trabajo de los abogados y en ningún caso los sustituirá.

 

4.- Transformación digital. Muchos despachos de abogados han iniciado una transformación digital que sin duda cambiará la forma de prestar servicios legales, incluso posiblemente sus modelos de negocio. La irrupción de nuevos “players” o competidores están acelerando la transformación del sector a través de la puesta en marcha de soluciones tecnológicas muy innovadoras.

 

5.- Democratización del software. Estos nuevos actores a los que hacíamos referencia más un número muy elevado de startups están contribuyendo a la creación de un ecosistema legaltech. A través de sus modelos de negocio SaaS (software as a service), están llegando a todo tipo de firmas y abogados pudiendo éstos implementar soluciones tecnológicas que hace pocos años estaban al alcance de muy pocos despachos.

 

“La eficiencia ha llegado para quedarse. No es una tendencia sino una realidad”. Ya saben, más por menos.