Actualizado el 21/09/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. La aventura de los algoritmos

La aventura de los algoritmos

Escrito por RAMON PALACIO el 20/07/2021 a las 19:33:46
1278

(Ingeniero de Telecomunicación)

Estoy cansado y frustrado de pelear contra la máquina y de que gane la máquina
Esta vez ha sido por la trazabilidad de coronavirus.
El estado requiere al viajero que llega a España por avión que indique donde va a estar localizable para un potencial rastreo de contactos coronavirus.


Hay que generar un código QR imprescindible para embarcar.
Por supuesto, esto se hace mediante una web o una app, que te direcciona a un formulario on-line, que es, cuanto menos, largo y pesado. Los requisitos por web o app son distintos. Por web recibes (o debes recibir) un código de seguridad para continuar el proceso, por la app te identificas por imágenes catch up al final del proceso. No te equivoques por favor, aunque las imágenes sean confusas.
 

Nadie pensó que si esto afecta a todos los viajeros hay que avisar a todos los viajeros.

Nadie pensó que alguien puede no tener smartphone.
Nadie pensó que los sistemas informáticos colapsan o fallan

Nadie pensó que hay imágenes confusas.

Nadie pensó que el error humano existe


Instruyen a los empleados de las compañías aéreas para comprobar el código QR generado para el país de destino, en este caso España (y por supuesto los certificados de vacunación y/o resultados negativos de pruebas PCR). Y tienen que lidiar con todos las incidencias. ¿Te dejan en tierra? ¿O hacen ver que miran sin mirar?

Quien dio las instrucciones no viaja en turista y no pasa por un mostrador de facturación.
 

Quien hizo el algoritmo no probó a cumplimentar el formulario. Si “auto-completas”, no acepta la entrada. El formulario está pensado para viajes de ida. Nadie pensó que el viajero puede ser alguien que vuelva a casa, y te hacen poner tus datos repetidas veces.

Si, por lo que sea, el aplicativo decide que se ha producido un error, por ejemplo, al identificarte como humano con el catch up, el sistema se bloquea y da mensaje de error indefinidamente. Puedes re-intentar decenas de veces, vía web o app, cambiando de dispositivo. Bloqueado y error Puedes continuar con el registro anterior, o borrarlo y hacer un nuevo registro. Bloqueado y error. Bloqueado y error.  Bloqueado y error.

Y claro, al otro lado no hay nadie. El programador no está. El analista tampoco. El director de Spain Travel Health -SpTH - tampoco. La web  SpTH.gov.es tiene vida propia. Bueno, ojalá. Ojalá gozase de inteligencia artificial capaz de auto corregirse en situaciones de bloqueo. Simplemente está mal hecha, y es una pared sin respuesta al potencial viajero que pretende cumplir las normas.

¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos en tierra? Solo queremos volver a casa, con nuestro certificado de vacunación y nuestra PCR negativa. Pero sin el código QR.

En fin, demando inteligencia detrás de la máquina. Prefiero un humano, pero al menos, quiero que el algoritmo sea de inteligencia artificial.

Si esta frustración se produce viajando, imaginen que será necesitar una prestación de una administración y chocar con la pared algorítmica. Frustración y a veces desesperación.

 

Por cierto, la telefonía “inteligente”, el “hablar con máquinas”, va de lo mismo. De impotencia y frustración.

 

Antes de dar vida al algoritmo, oral o escrito, hay que pensárselo diez veces.

 

Ramon Palacio

Ingeniero de telecomunicación

julio 2021