Actualizado el 27/11/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Inteligencia Artificial en la transformación digital de las empresas?

Inteligencia Artificial en la transformación digital de las empresas?

Escrito por Oriol Sabater el 15/11/2021 a las 23:11:57
576

(CIO de Tecnotramit)

La revolución tecnológica que estamos viviendo implica una disrupción organizativa, de cambios y de gestión de personas. Este proceso de digitalización imparable, acelerado por la crisis de la Covid-19 e impulsado tras la aprobación de los fondos públicos europeos para la transformación e innovación de las empresas, tiene en la inteligencia artificial y otras tecnologías, un alto potencial de aplicación en distintas áreas de la actividad empresarial, especialmente en la productividad, la optimización de recursos y la automatización de procesos.

 

Cuando hablamos de IA, hablamos de una de las tecnologías clave de la transformación digital, que nos permite tomar decisiones más precisas sobre ventas, marketing, desarrollo de productos o servicios y otras áreas estratégicas. ¿Pero, cuál es su rol dentro de las empresas?

 

Si nos fijamos en el ocio (donde casi todo empieza junto con el mundo militar en lo que tecnología y usos se refiere), la inteligencia artificial ya forma parte de nuestro día a día, Instagram, Netflix, Siri o Alexa, Google, Amazon, todos ya utilizan IA, y como usuarios, es una tecnología que ya tenemos normalizada y asimilada. Actualmente el 80% de las empresas están invirtiendo en Inteligencia Artificial (IA), de acuerdo con un estudio efectuado por Vanson Bourne a 260 grandes organizaciones con operaciones globales, y presentado por Teradata.

 

Pero, ¿qué es lo que esperan obtener las empresas cuando invierten en IA?. Mejorar la productividad de la empresa y, en consecuencia, la rentabilidad. Es decir, tratar de "hacer más con menos".  Más eficiencia, menos costes, más ingresos… En resumen, mejorar los resultados actuales. Pero muchas veces no obtienen dichas mejoras.

 

Las compañías deberían centrarse en los datos, y más específicamente en los datos de calidad, que son el efecto diferenciador que impulsa la transformación. Los datos optimizan canales de venta, son claves para entender a los clientes y sus preferencias, pero también impulsan la innovación y la eficiencia operativa, así como permiten proyectar escenarios y aplicar estimaciones mediante estadísticas.

 

El cómo utilizamos estos datos que obtenemos es lo que permite a las empresas poder aplicar estas nuevas metodologías transformadoras que hacen que nuestros procesos pasen del crecimiento lineal al exponencial. Y éste es precisamente el rol clave de la IA en cuanto a la transformación digital.

 

Con las tecnologías anteriores, tal como regia la Ley de Moore, cada dos años se duplicaba el número de transistores en un microprocesador. Actualmente ya se habla de la ley de Huang, un nombre inspirado en el CEO de la compañía Nvidia, Jen-Hsun Huang. Dicha ley establece que el rendimiento de la GPU (unidad de procesamiento gráfico) en inteligencia artificial se doblará cada año, lo que supone un crecimiento muchísimo más rápido tal y como podemos ver en el sector de la movilidad y la conducción autónoma, dónde en pocos años se avanza a pasos agigantados.

 

A las empresas que entiendan cuál es el rol de la inteligencia artificial, cómo aplicarla y cómo sacarle el beneficio inteligente, se les permitirá tener ventaja competitiva tanto en su sector como en la posible creación de nuevos sistemas o procesos.