Actualizado el 11/12/2018

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. ¿Impuesto a los Robots?

¿Impuesto a los Robots?

Escrito por Alexandre Blasi el 09/10/2018 a las 21:23:01
719

(President de Mutua Intercomarcal)

El razonamiento presentado de forma simple dice que los robots echan a los trabajadores de sus puestos de trabajo. Esto representa una bajada significativa de la contribución de sus salarios al sistema publico de la salud y de las pensiones y por ello se les deben imponer impuestos para compensar los ingresos al sistema. Parece lógico y razonable.

 

Claro que siguiendo este criterio podremos poner impuestos a los cajeros automáticos de los bancos, a los dispensadores de billetes de transporte, a los robots de cirugía, a los contestadores telefónicos automáticos, a los coches y trenes sin conductor, …, para llegar a los lavavajillas o las lavadoras de ropa. Todos ellos hacen el trabajo que antes hacían o aun hacen muchas personas.

 

A recordar lo poco que sirvió la quema de los telares mecanizados en Barcelona en 1835 que se consideraron una amenaza por los trabajadores. El hecho no paró su evolución y en cambio fue una pérdida económica significativa. Penalizar un conocimiento o una tecnología en un país penaliza de forma social y económica tanto a largo como a corto y en cambio no para su evolución.

 

En mi opinión imponer impuestos es esquivar varios temas de fondo. Uno de ellos es el déficit de la Seguridad Social, otro la falta de un criterio internacional reconocido de que es un robot y que a partir de aquí se acepte un criterio de impuesto universal que grave a todos los países por igual para evitar las trampas, otro es la falta de competitividad de nuestro país para enfocar la automatización y robotización junto a la formación y el impulso a la digitalización de la industria. Estos temas y otros que se pueden continuar relacionando no son de fácil resolución y alguno posiblemente lo tiene con grandes cambios estructurales.

 

Existen artículos del Boston Consulting Group, artículos de Industria 4.0, que explican como la tecnología a corto plazo efectivamente produce una reducción de los puestos de trabajo pero que a largo plazo se produce una recuperación que supera el déficit inicial. Su análisis indica que se deben tomar unas medidas de formación de los trabajadores para su reciclaje, modificar los métodos de enseñanza de las universidades, la promoción de la renovación industrial, …. Lo explica con números concretos en el caso de Alemania.  No estoy seguro de que nuestro caso sea comparable, pero deberíamos hacer que lo fuera. Ya se que no tenemos un mercado industrial como ellos tienen, pero nos podemos plantear como nos podemos plantear ser lideres mundiales en la producción de alguna especialidad de robots. Estos mismos artículos comentan como el proceso tecnológico hace desparecer oficios y ello sin relación con los robots en algunos casos.

 

Pretender que exista un gravamen universal es impensable. Tratar el déficit de la Seguridad Social es un tema complicado social y políticamente, pero algo debemos hacer para parar el déficit y el continuo crecimiento del endeudamiento que representa. En sentido positivo se debe tener en cuenta que la mecanización y robotización permite alargar la vida laboral, de aquellos que lo deseen, al eliminar los trabajos repetitivos y que requieren esfuerzo físico y así continuar contribuyendo con sus ingresos. Poner impuestos a los robots parece un apaño para resolver un problema qua ha aparecido.  En unos artículos recientes de The Economist, del 9 de agosto, se comenta como el sistema impositivo de los países ricos es obsoleto y que no es normal que dediquemos más de la mitad del año trabajando para el estado. Deberíamos ser capaces de ver el sistema impositivo en su totalidad y de ver las finanzas públicas como algo más simple. Verlo desde un punto de vista mas casero … que tipo de calidad de vida queremos tener, cuánto cuesta y como lo pagamos. Hace algunos años hablábamos y aplicábamos conceptos de gestión como el presupuesto base cero. Seguro que tenemos políticos y economistas que nos pueden proponer de estas u otras soluciones aplicables, no simples, si revolucionarias, que nos ayuden a salir de este embrollo, quizás en unos años pero que deberíamos empezar pronto. En cualquier caso, hay países que el sistema publico de salud va a cargo de sus presupuestos generales.

 

Debemos ver y enfocar la mecanización y robotización como una oportunidad y no una amenaza, como aprovechar esta oportunidad, como lo hacen otros países como Corea o China, evitando a tiempo o temporalmente sus inconvenientes. Tenemos recursos pocos o muchos, pero debemos ver si los aprovechamos adecuadamente con un retorno de su inversión a corto, medio y largo plazo. Una oportunidad seria transformarnos en el primer fabricante mundial ya que la principal materia prima necesaria es el conocimiento de las personas en saber y saber hacer.

 

En mi opinión no se deben imponer impuestos a los robots, y si se debe favorecer la formación y la aplicación extensiva de las nuevas tecnologías procurando destacar a nivel global en alguna de ellas de manera de poder continuar pagando la calidad de vida que deseamos.