Actualizado el 15/12/2017

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Emprender: una reflexión y una propuesta 2

Emprender: una reflexión y una propuesta 2

Escrito por Alexandre Blasi el 28/11/2017 a las 09:26:42
786

(Socio de CAUDEX)

Hay ejemplos de emprendimiento con éxito para todos los gustos. Emprendimiento con éxito quiere decir creación de una empresa que funcione, que crea puestos de trabajo, que paga sus impuestos, que difunde  ejemplo y crea sinergias,…. Podemos dar ejemplos como la creación del avión por los hermanos Wright, con los modestos recursos que les proporcionaba su negocio de bicicletas, en comparación con un competidor que disponía de ayudas muy importantes. También la de Avinent, empresa de Santpedor, que a partir de una decisión empresarial arriesgada de Joan Cortina crea una industria de implantes dentales. También las dificultades iniciales que superó Steve Jobs, aciertos y errores incluidos, despido y readmisión en Apple, hasta el éxito final. Son distintos ejemplos con relatos diferentes de los que tomar ejemplo. Del mismo modo lo es el caso de otras organizaciones que han invertido grandes recursos, a riesgo, como por ejemplo Toyota al crear el modelo Prius diseñando el coche hibrido rompiendo con su filosofía tradicional, conservadora y copiadora de diseño de producto.

 

¿Qué hace el poco capital público? ¿Qué hace el capital privado? ¿Por qué los hijos de inmigrantes son más emprendedores que los del país? ¿Por qué las universidades viven alejadas de la sociedad que les paga con sus impuestos? ¿Por qué el sistema educativo siempre habla mal de las empresas en genérico? ¿Por qué es tan difícil establecer el dialogo constructivo y que aporte valor entre personas del mundo universitario y el mundo de la empresa? En todos los entornos tenemos personas competentes y expertas. Temo que en algunos casos se cumpla la “Paradoja de la estupidez” que trata de como personas inteligentes se adaptan a un entorno que las transforma en incompetentes. Hay muchas más preguntas que están sin una respuesta comprensible que relacione el gasto realizado con los resultados obtenidos en bien de la sociedad.

 

Las administraciones públicas y los bancos dicen conocer las empresas públicas y privadas con dificultades. Estas dificultades de futuro se deben a equipos directivos acomodados, o también a temas de sucesión familiar, o dificultades financieras,…, pero están en sectores con futuro, o la integración de algunas de ellas permitiría llegar a superar el volumen crítico y hacerlas rentables si se las dota de gestores eficaces. Existen ejemplos próximos que acreditan que esta propuesta puede funcionar. Conozco empresarios y profesionales con carácter y empuje que pueden hacerlo, yo me considero uno de ellos.  Saber que empresas tienen oportunidades razonables  de supervivencia es una cuestión de análisis y de trabajo pero es objetivable y debe permitir su selección con una cierta facilidad. Definir en qué sector hacerlo tampoco debería ser excesivamente difícil. Intentarlo es mejor que dejarlas caer i en caso de éxito mucho más económico.

 

La Universidad y los centros asociados de alguna manera tienen pocos recursos pero algunos pensamos que se podría conseguir un mejor aprovechamiento social y económico con el  alineamiento de esfuerzos de manera que sumaran. Es seguro que junto con la Administración se podrían obtener ayudas de fondos europeos. Es verdad de que cada parte debería mejorar su capacidad de renuncia a su territorio de competencias, mejorar su capacidad de dialogo y aceptar el liderazgo de otros con capacidad de dirigir los proyectos hacia un buen éxito. Un buen proyecto, bien presentado, con un buen equipo, mas allá de las siglas y sobre todo de competencia demostrada, es seguro que podrá acoger el soporte de los agentes sociales, organizaciones empresariales y sindicales, y políticas.

 

Muchos de nosotros estaríamos mejor en casa sin meternos en líos. Pero honestamente como podemos quejarnos de que los demás no hacen nada si nosotros hacemos lo mismo y no aportamos valor. Parecemos los mirones de las obras publicas que se pasan el día mirando y opinando lo que sucede en la obra. Estoy convencido que una acción de este tipo va a dar muchos quebraderos de cabeza a los que se involucren pero también de que hay personas que lo entenderán, que participarán,….., y entre ellos algunos empresarios y profesionales con experiencia en estas lides.

 

En resumen tenemos personas, empresarios, profesionales, de la investigación y desarrollo en universidades, recursos económicos (¿limitados?) públicos y privados, tenemos empresas competitivas pero pequeñas o medianas,…, tenemos muchas opciones pero atomizadas en múltiples direcciones por lo que tenemos una muy baja eficacia de resultados. Dedicando una parte limitada de los recursos disponibles propongo que desde la iniciativa privada se proponga un plan de trabajo eficiente y eficaz que defina un sector de actividad prioritariamente industrial, que integre empresas con potencial de futuro y sume el esfuerzo universitario en aquel sector, con una supervisión indirecta y la colaboración de la Administración y los agentes sociales. La Administración aunque lo quiera hacer no lo va a hacer pero seguro que lo va apoyar si siente que el grupo que lo propone es confiable y tiene credibilidad.

 

Dejemos de hablar de emprendeduría y de innovación como conceptos teóricos, como cosa de otros, y hagamos que sea una realidad con la creación de empresas grandes que creen puestos de trabajo de nivel y aporten valores sociales y económicos.

 

Otros lo han hecho, ¿nosotros porque no?