Actualizado el 22/01/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. 5G. Inversión, empleo y beneficio

5G. Inversión, empleo y beneficio

Escrito por Jose Manuel Huidobro el 09/12/2020 a las 19:23:49
1183

(Ingeniero de Telecomunicación)

5G. Inversión, empleo y beneficio

 

La implantación de la quinta generación de móviles (5G) supone un auténtico avance tecnológico porque esta tecnología tiene potencial para cambiar la forma en la que usamos Internet y las aplicaciones que se ofrecen sobre la Red, igualando o superando, incluso, en capacidad a muchas redes fijas. Si el 4G y sus versiones permitían conectar personas, la 5G va a permitir conectarnos de forma masiva a las cosas que nos rodean, favoreciendo e impulsando el M2M, el IoT y el V2X, entre otras muchas aplicaciones.

 

La Unión Europea adoptó en 2016 el Plan de Acción de 5G, cuyo objetivo era colocar a Europa en la vanguardia mundial de esta tecnología, al igual que lo fue con la implantación de la 2G e, incluso, con la 3G. Sin embargo, las fuertes restricciones que impusieron algunos gobiernos al fabricante chino Huawei, uno de los principales proveedores de redes y equipos 5G, unido a los retrasos en las subastas del espectro radioeléctrico en España y en otros países de la UE, y al impulso decidido al 5G que están llevando a cabo en Norteamérica y Asia, complican el liderazgo europeo.

 

Según el informe Mobile Economy 2020 (https://www.gsma.com/mobileeconomy/wp-content/uploads/2020/03/GSMA_MobileEconomy2020_Global.pdf) de la asociación GSMA, que agrupa a más de 750 operadores móviles a nivel mundial, las empresas de telecomunicaciones prevén invertir un total de 1.100.000 millones de dólares en el despliegue, desarrollo y puesta en marcha de servicios de telefonía móvil durante los próximos cinco años. El 78% de esta inversión se destinará a redes 5G. Se trata de una inversión arriesgada por la incertidumbre que rodea el 5G, sobre todo en Europa, pero que es necesaria para no quedar definitivamente relegado a los últimos vagones del tren de la tecnología.

 

La Unión Europea había previsto que los países miembros hubiesen subastado las licencias, incluidas las correspondientes al segundo dividendo digital en la banda de 700 MHz, para soportar 5G antes de finales de 2020. Sin embargo, se está lejos de cumplir este objetivo, y no se espera que se adjudiquen hasta la primavera del 2021, por lo que el despliegue masivo será a partir de entonces, aunque las pagos que tendrán que realizar los operadores, de más de 2.000 millones de euros en su conjunto, limitarán sus inversiones en infraestructura de red y retrasarán los plazos. Así que la escasez de frecuencias, el alto precio que el espectro puede alcanzar en las subastas nacionales y unas exigencias de cobertura territorial demasiado altas, son tres de las principales preocupaciones de los operadores a nivel regulatorio.

 

En España está a punto de finalizar el Plan Nacional 5G 2018-2020, que pretende incentivar el desarrollo de esta tecnología en el territorio a través de diversas fórmulas, entre ellas la concesión de ayudas públicas a proyectos que permitan valorar la madurez de la tecnología. Un punto positivo es que España encabeza el número de proyectos y pruebas piloto 5G en Europa, lo que nos hace mantener las esperanzas.

 

Los beneficios socio-económicos que la introducción de la 5G puede generar son de gran relevancia. Los ingresos mundiales con la introducción de 5G deberían alcanzar el equivalente a 225 000 millones de euros en 2025. Tan solo los beneficios de la introducción de 5G en cuatro sectores industriales clave: automoción, salud, transporte y energía, pueden alcanzar los 114 000 millones de euros al año.

 

En Europa, haciendo frente a unas inversiones estimadas de 56.600 millones/año hasta 2025, se podrían generar 2,3 millones de empleos, de los cuales, en España, invirtiendo en torno a 6.000 millones se crearían más de 300.000 empleos. Además, en una economía desarrollada, por cada empleo 5G generado por la industria de las telecomunicaciones, se crearían 2.6 empleos en otras industrias por efectos positivos. Lo curioso de todos estos informes que hablan de creación de empleo con el uso de nuevas tecnologías, en ninguno se comenta acerca de los puestos de trabajo que se destruirán como consecuencia de ello, que en algunos casos serán muchos más, pues la eficiencia tiene mucho que ver con el uso de mano de obra.

 

Para los usuarios la 5G aportará una serie de beneficios. Sus aplicaciones y casos de uso son tantos que resulta imposible nombrar aquí siquiera los más principales, solo poner algunos ejemplos.

 

En primer lugar, la 5G tiene una menor latencia que las generaciones digitales anteriores (2G, 3G y 4G), por lo que los dispositivos tardarán menos tiempo en ejecutar una orden. En la práctica, las respuestas se tendrán casi inmediatamente, lo que beneficiará enormemente, por ejemplo, a la aparición de vehículos autónomos, a aplicaciones de realidades virtual y aumentada sin interrupciones y videojuegos en línea, así como a los dispositivos manejados a distancia: drones, manos robóticas para quirófanos, fábricas inteligentes, etc. La toma de decisiones, el acceso a datos, vídeos, gráficas e instrucciones será, prácticamente, instantáneo, en tiempo real.

 

En segundo lugar, los usuarios se verán favorecidos por la rapidez, ya que alcanzará velocidades de entre 10 y 250 veces las actuales. En el caso de velocidades de 10 Gbit/s, la tecnología permitirá bajar una película en alta definición en unos pocos segundos, ver televisión 8K, así como ver hologramas o a acceder a aplicaciones de realidad virtual.

 

Por último, el ancho de banda es mucho mayor, por lo que el tercer beneficio es la cantidad de dispositivos y sensores conectados simultáneamente que permite. De acuerdo con las especificaciones actuales, la 5G podría soportar unos 20 mil dispositivos conectados en apenas un área equivalente a un campo de fútbol, unas 100 veces la capacidad actual, lo que impulsará definitivamente el M2M y el IoT.

 

En definitiva, la tecnología 5G, aunque también presente algún inconveniente como pueda ser el de tener que instalar muchas más antenas, será una palanca para mejorar la productividad de la Industria 4.0, facilitar el desarrollo de las ciudades inteligentes, aumentar la eficiencia energética, descubrir nuevas oportunidades de negocio y favorecer a los usuarios en su trabajo, tiempo de ocio y entretenimiento, así como aumentar su seguridad y bienestar. Además, gracias a la 5G podremos aumentar exponencialmente el número de dispositivos conectados y los operadores podrán llevar a cabo una mejor gestión de las redes móviles, incluso en áreas de poca cobertura.

 

José Manuel Huidobro

Ingeniero de Telecomunicación