Actualizado el 07/08/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Vox propone que los jueces dictaminen que es una Fake News

Vox propone que los jueces dictaminen que es una Fake News

Escrito por Redacción TNI el 28/07/2020 a las 17:27:10
453

Vox sigue su particular cruzada contra los verificadores de información que se encargan de desmentir noticias falsas. Si durante los momentos más intensos del confinamiento el partido político de extrema derecha afirmaba que plataformas como Newtral o Maldito Bulo estaban aliadas con el gobierno y solo se encargaban de penalizar la información que se publicaba desde la ideología del partido de Abascal, ahora la formación verde ha elevado a las Cortes Generales una Proposición de Ley para regular la actividad de los llamados fact checkers.

 

Para el partido la labor de estas plataformas supone una censura y por ello consideran que es necesaria “la prohibición de la labor de verificación de noticias por las autoridades gubernativas con el fin de determinar su veracidad o falsedad, así como de toda verificación relativa a opiniones”. La formación de extrema derecha añade que “solo la autoridad judicial competente pueda adoptar decisiones de verificación de noticias falsas, cualquiera que sea su modalidad, en redes sociales, blogs, sitios webs en general, prensa impresa y digital y medios de comunicación audiovisual, en tanto garante de la opinión pública libre y de los derechos a la libertad de información y la libertad de opinión”. Por último, la Proposición de Ley de Vox considera como responsables de la información publicada a las redes sociales, las webs o diarios.

 

Más allá de las disputas que tiene Vox con los verificadores, lo que la formación de extrema derecha propone es absolutamente opuesto a la democracia. Contra lo que el partido piensa, la libertad de expresión no pasa por crear un escenario en el que todo pueda ser dicho, sino en crear un sistema en el que cualquier cosa puede ser dicha y rebatida. El escenario que plantean los de Abascal por un lado da un poder enorme a los jueces que deberán dictaminar lo que consideran que es noticia falsa y lo que no, y por el otro exime de culpa a los creadores de desinformación situando en el centro del debate a quienes retransmiten esa información.