Actualizado el 25/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Los drones, protagonistas de la inauguración de Tokio 2020

Los drones, protagonistas de la inauguración de Tokio 2020

Escrito por Guillem Alsina el 17/08/2021 a las 13:00:37
862

En 1964, las autoridades niponas programaron la puesta en servicio del ‘tren bala’ japonés que unía Tokio con Nagoya y Osaka para nueve días antes del comienzo de la cita olímpica que, aquel año, también se daba en la capital de Japón. Lo hicieron como una de las muestras de la capacidad tecnológica y la modernidad del país.


En la edición de este año de los juegos olímpicos de verano, que han vuelto a la metrópolis nipona, los organizadores también han querido dar muestras de modernidad mediante el uso de tecnología punta.


Una de dichas demostraciones se ha dado en la ceremonia de inauguración, en la cual se dieron la mano los tradicionales fuegos artificiales, con coreografías realizadas por drones.


Las coreografías protagonizadas por un gran número de drones que vuelan sincronizados, ya se vienen utilizando en diferentes lugares del mundo desde hace dos cambios de año, tal y como explicamos en su momento en esta pieza.


Los drones presentan algunas ventajas sobre los fuegos artificiales convencionales sin restar un ápice de espectacularidad al show; así, por ejemplo, en el caso de un accidente, uno o varios drones pueden caer al suelo, pero si su despegue, evolución y aterrizaje se realizan fuera del espacio ocupado por el público, no debemos temer nada más que la pérdida del material, que incluso podría ser parcialmente reaprovechado.


En contraposición a esto, los fuegos artificiales pueden descontrolarse y herir a alguna persona, aunque las posibilidades de que esto pase son mínimas, ya que se trabaja con grandes medidas de seguridad.


Además de poder emitir luces durante más tiempo (el que les brinde su autonomía) que los fuegos artificiales, también pueden emitir sonidos y realizar destellos, de forma que además de imitar los resultados de los fuegos artificiales, dotan al artista que crea el espectáculo de nuevas posibilidades a su alcance.


Retomando el hilo de la coreografía de drones de la ceremonia de inauguración de Tokio 2020, esta estuvo a cargo de unos 1.800 aparatos que dibujaron imágenes como la de los aros olímpicos, o el orbe planetario en tres dimensiones.