Actualizado el 16/01/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Los drones protagonizan la bienvenida al nuevo año en Shanghái

Los drones protagonizan la bienvenida al nuevo año en Shanghái

Escrito por Guillem Alsina el 07/01/2020 a las 18:28:55
336

La tradicional recepción de año nuevo con fuegos artificiales ve el nacimiento de una nueva alternativa: los drones, que se han mostrado en todo su esplendor en la ciudad china de Shanghái en este último cambio de año del 2019 al 2020.


El espectáculo consistió en un gran enjambre formado por centenares de drones, iluminados cada uno de ellos con luces LED programables y capaces de mostrar distintos colores y formas en el aire.


Así, quienes tuvieron la suerte de asistir a este espectáculo en directo, pudieron apreciar formas como un gigantesco 2020, una esfera, o incluso una figura humana que cruzaba el cielo como si caminara por el aire, todo ello con unos cambios de colores que hacían que la formación pasara del azul, al rojo o al verde.


Hay muchas diferencias entre los drones y los fuegos artificiales, empezando por la seguridad; es cierto que un dron puede caer, pero si el despegue, evolución y aterrizaje se realiza fuera de una zona poblada o de donde se sitúe el público, se minimiza en gran medida el riesgo.


Además, es un material que se reutiliza; así como los fuegos artificiales se queman (literalmente) y no pueden ser reaprovechados, los drones se vuelven a guardar una vez aterrizan, y pueden volver a desplegar el mismo espectáculo en otra parte, o bien realizar espectáculos nuevos, con el único límite de la imaginación de quien diseña y programa los espectáculos.


Las aplicaciones que pueden tener los enjambres de drones son múltiples, y todavía estamos arañando solamente la superficie. Entre estas aplicaciones tenemos las militares, sustituyendo a los múltiples proyectiles o misiles, como ya vimos recientemente en los ataques sufridos en una de las mayores refinerías de petróleo del mundo en Arabia Saudita.


Además, en este uso lúdico en concreto, los drones también pueden sustituir a los fuegos artificiales, puesto que cada uno de los aparatos del enjambre puede hacer un flash de luz de color e, incluso, emitir un sonido (para lo cual hace falta que lleve montados unos altavoces), o bien el sonido puede ser emitido desde un potente equipo de audio situado cerca del público.


Lo único que no pueden replicar los enjambres de drones y que sí podemos disfrutar en los espectáculos pirotécnicos, es aquella sensación de explosión que percibimos cuando revienta uno de los cohetes de mayor tamaño.


La clave: la inteligencia artificial


Cuando hablamos del uso de drones, inmediatamente nos viene a la mente la imagen de una aeronave controlada desde tierra por una persona mediante un mando similar al gamepad de una videoconsola.


Para los enjambres de drones, esta forma de trabajar es ineficiente e, incluso, imposible de llevar a cabo. Imaginemos el caos que supondría tener a decenas e, incluso, centenares de pilotos trabajando uno al lado del otro.


La única manera en la que los drones pueden evolucionar de forma seguro uno al lado del otro llevando a cabo figuras complejas en el cielo es mediante el uso de inteligencia artificial: cada uno de los aparatos que forman parte del enjambre debe ser capaz de coordinarse con todos los demás que tiene cerca mientras hace su parte del trabajo y mantiene sus sensores también atentos al medio para detectar cualquier error o peligro (por ejemplo, un pájaro que atraviesa su espacio aéreo).


De esta forma, se disminuye el número de operarios dedicados a realizar el ‘show’, requiriendo el personal de montaje y desmontaje (que puede ser mínimo), y quien haga la composición y/o el control del espectáculo.


La demostración de fin de año en Shanghái no ha sido la primera ni la única realizada con drones hasta la fecha, pero sin lugar a dudas está siendo la más comentada en las redes sociales y a buen seguro que no será la última.