Actualizado el 26/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Las cámaras de los smartphones no captaron el cielo naranja de California

Las cámaras de los smartphones no captaron el cielo naranja de California

Escrito por Guillem Alsina el 01/10/2020 a las 19:53:46
835

Hace unas semanas, y a raíz de los terribles incendios que azotaron el estado norteamericano de California, la ciudad de San Francisco sorprendió al mundo con unas imágenes en las que se podía apreciar un cielo de color naranja que muchos creadores de efectos especiales de películas ya querrían para ellos, y que recordaba a la atmósfera creada para Blade Runner 2049.


Si bien hoy en día ya es habitual que estas imágenes de lo que está pasando en el mundo nos lleguen a través de las cámaras de smartphones (que es lo que la mayoría de nosotros lleva en los bolsillos), quienes intentaban captarlas se encontraron con el reto de que, en este caso concreto, las apps de fotografía de los teléfonos no les dejaban.


Nos lo explica el portal Gizmodo, y la culpa es de las funcionalidades de autocorrección de la imagen para superar las limitaciones de embutir una cámara de fotos en un espacio tan pequeño.


Nos lo explica, en un excelente artículo, Matías S. Zavia: “para compensar sus pequeños sensores, la mayoría de smartphones hace un reconocimiento automático de la escena antes de procesar la foto, ajustando en consecuencia parámetros como el balance de blancos y el tono de la imagen”.


En consecuencia, es el mismo teléfono el que retoca los colores de la escena, dando como resultado un color grisáceo en vez de captar el naranja que pueden ver los ojos y que también captan las cámaras réflex.


Para solucionar este problema, hay que entender algo de fotografía y de cómo funcionan las cámaras para poder ajustar el balance de blancos. Por suerte, y según explica Zavia, existen modos predefinidos (como “Luz de día” o “Nublado”) que nos pueden ayudar, o bien podemos ‘jugar’ con la temperatura de color (expresada en grados kelvin) hasta que obtengamos los resultados que plasmen de la mejor forma posible la realidad.


Otra opción para poder captar fenómenos de este tipo es utilizar, en las aplicaciones de cámara que lo permitan, que no son todas, el formato de imagen RAW, que es el que plasma los colores de la escena tal y como los capta el sensor, sin ninguna corrección.


Un último truco indicado por Zavia es el de “introducir un objeto blanco en la escena, bloquear la exposición automática y retirar el objeto para hacer la foto”.


Sin lugar a dudas, las funcionalidades de corrección automática de las imágenes son muy útiles para aquellas personas como yo mismo, que nos declaramos inútiles para poder manejar una cámara con garantías de que la imagen quede suficientemente bien, pero a veces, en pocas ocasiones como la explicada, suponen más una molestia que una ventaja. Es entonces cuando sería recomendable disponer de unos conocimientos para poder realizar fotos en condiciones.