Actualizado el 27/09/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Ya nadie recuerda el volcán

Ya nadie recuerda el volcán

Escrito por tecnonews el 20/09/2022 a las 09:03:37
747

Decía Zygmund Bauman que vivimos una época líquida. El filósofo polaco se refería a la era en la cual toda relación humana ha dejado de tener gravedad para convertirse en algo liviano. Hablaba del amor líquido, de la seguridad líquida o de la política líquida para referirse a instituciones que habían perdido peso bajo el yugo de la inmediatez.

 

Esta semana se cumple un año del estallido del volcán de La Palma que tuvo en vilo a toda España. Durante semanas, los diarios no hacían otra cosa que informar del suceso natural que tuvo graves consecuencias sociales.  Un año después parecería que esa catástrofe no existió.

 

Lo cierto es que durante este último año han transcurrido tantos sucesos que es normal que el de La Palma haya perdido importancia. A la continuación de la pandemia se añade la guerra de Ucrania, los altos índices de inflación, los desastres naturales de este verano por culpa de la crisis climática y, más recientemente, la muerte de Isabel II.

 

Y es que como decía Bauman, cabría apuntar que en lo que se refiere a la información, también vivimos una era de liquidez. Cada poco, nuestros medios de comunicación tienen que alimentarse con un nuevo suceso –a poder ser más notable o funesto que el anterior- para conseguir que la rueda no se detenga.

 

¿Por qué debe ser así? En este caso la tecnología y la nueva era de la hipercomunicación tienen una responsabilidad destacada. La oferta de contenidos es tan grande que la competición entre canales obliga a los medios a estar constantemente ofreciendo novedades y contenidos que impacten en a los usuarios en sus emociones. Parecería que toda la prensa funciona bajo la lógica del algoritmo de YouTube que cada vez ofrece contenidos más y más extremos para no desenganchar a los usuarios.





Noticias Relacionadas:


La información es poder