Actualizado el 22/02/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Se acabó el agosto

Se acabó el agosto

Escrito por Tecnonews el 10/01/2023 a las 16:08:28
1232

Las cifras no pueden ser más contundentes: en 2022 las empresas tecnológicas despidieron 150.000 empleados y sus acciones cayeron un 35% en la bolsa Nasdaq. Esta tendencia de despidos se hizo aún más evidente entre las grandes firmas del sector. Meta se llevó por delante 11.000 empleados de una sola tacada. Amazon hizo lo propio con 10.000 trabajadores. Elon Musk despidió 3.700 personas cuando se convirtió en el propietario de Twitter. Cisco despidió a 4.300 empleados. Lo curioso del caso es que la mayoría de despidos, concretamente una tercera parte, se ejecutaron en noviembre.

 

Obviamente, la situación se explica en gran parte por el año anterior. Durante la pandemia y el confinamiento, las empresas tecnológicas vivieron su particular agosto. El hecho de que millones de personas estuvieran encerradas en casa obligó a estas compañías a dimensionar sus infraestructuras contratando a más personal.

 

Cuando la vida ha vuelto -afortunadamente- a sus cauces normales y la población no se ha visto obligada a encerrarse en casa, han llegado las pérdidas y los despidos. El resultado de todo ello deja a miles de personas sin trabajo mientras los propietarios de las empresas vuelven a la normalidad financiera. El resultado es que durante un tiempo ganaron mucho y ahora ganarán como siempre. Sin embargo, la historia nos pone enfrente el modo de funcionamiento del sector. El tecnológico es un ámbito íntimamente -demasiada íntimamente- ligado al crecimiento. ¿Cuántas veces hemos visto empresas que se ven obligadas a seguir creciendo para no morir? Nos parecerá algo normal, pero antes las empresas no funcionaban así. Si alguien montaba un negocio esperaba crecer para poder pagar los salarios y para sacarse un buen pico, tampoco seamos ingenuos.

 

Es por todo esto que debemos repensar el modelo productivo -tecnológico y no tecnológico- para que esté dimensionado a la realidad.