Actualizado el 11/06/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Nuevo curso

Nuevo curso. ¿Y ahora qué?

Escrito por Redacción TNI el 01/09/2010 a las 00:58:28
2302

Ya estamos de vuelta de las vacaciones. Siempre nos ha sorprendido lo de "volver con las pilas cargadas". Unos parecen como las baterías de los teléfonos móviles ya viejos que se descargan casi de inmediato. Otros les dura la carga más tiempo. En general dependerá de las condiciones del entorno que tengamos. ¿Y qué condiciones tenemos? Alemania parece que empieza a salir de la crisis pero sólo lo están notando los propios alemanes y no tiene el efecto de locomotora que cabría esperar. Los EEUU según las noticias que se van recibiendo no acaban de salir del agujero. A nivel de España, la crisis más o menos esta como la dejamos antes de irnos de vacaciones. Ya casi todos los funcionarios han olvidado que les rebajaron el sueldo y nos queda pendiente una huelga general el 29 de septiembre. La reforma laboral aprobada recientemente se antoja una operación cosmética para tranquilizar a los socios de la Comunidad Europea. Difícilmente servirá para generar empleo o para salvar a las empresas. En cuanto a Cataluña tenemos delante las elecciones catalanas que están a la vuelta de la esquina y que deberían servir para generar nuevas expectativas para las personas, empresas y mercados. Al paso que vamos no va a generar ningún tipo de alegría. Quizás seamos muy pesimistas pero nos da la impresión de que lo que le interesa a los políticos no le interesa a los ciudadanos. El discurso actual debería ser el de la creación de nuevas empresas, incentivar la iniciativa privada y la generación de puestos de trabajo. Es imprescindible adelgazar las administraciones públicas y motivar a los emprendedores con nuevas ideas. La administración ha crecido demasiado estos últimos años tanto en personas como en servicios que, desgraciadamente ahora, no nos podemos permitir. Les pido a los políticos capacidad para entusiasmar de forma realista a los ciudadanos no a nivel de ideas sino de hechos. No valen discursos políticos discutiendo el sexo de los Ángeles sino acciones concretas. Vamos a ver si son capaces de hacer que nos dure la carga de la pila que hay en nuestro interior.