Actualizado el 22/01/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. La desinformación no es eso

La desinformación no es eso

Escrito por tecnonews el 09/12/2020 a las 19:12:40
793

El pasado domingo el programa de investigación de La Sexta, Salvados, hizo una radiografía de la extrema derecha. Más allá de lo acertado de su análisis de este fenómeno tan preocupante que en Europa cada vez tiene más poder político, el programa que presenta el periodista Gonzo, trató de analizar las estrategias tecnológicas que emplean partidos como Vox para conseguir que sus mensajes lleguen al gran público como si fueran campañas creadas por la sociedad civil. Es lo que se ha llamado Astroturfing.

 

El programa de La Sexta fue un despropósito que demuestra una vez más el desconocimiento que existe alrededor de la desinformación. En Salvados se habló de Bots, redes sociales y de financiación rusa, vaya, se habló de los hits clásicos en el tema de la desinformación.

 

La desinformación es más compleja que unos miles de cuentas bots retuiteando el discurso de un partido. Más compleja que el discurso vertido por unos pocos en redes sociales. Necesita de una maquinaria compleja y bien engrasada cuyos engranajes se encuentran en las redes sociales ciertamente, en los viejos medios de comunicación y en los partidos políticos. Al mismo tiempo la desinformación emplea las fobias preexistentes en una sociedad para expandirse. Dime cómo es tu desinformación y te diré que sociedad es la tuya.

 

Sin duda, tal y como quedó representado en el programa de La Sexta, la extrema derecha de todo el mundo ha conseguido intoxicar el debate en redes. Desde Bolsonaro hasta Donald Trump son artistas del discurso en el ciberespacio del mismo modo en que Salvini o Vox están  aprendiendo a serlo cuando consiguen arrastrar a miles de personas con sus argumentos fake.

 

Pensemos en un suceso ocurrido también este fin de semana: Abascal convocó una concentración para celebrar el día de la Constitución en la plaça Sant Jaume de Barcelona, delante de la Generalitat y el Ayuntamiento de la ciudad. El acto al que acudieron militantes neonazis, tan solo consiguió reunir 200 personas. Volvamos a repetirlo: 200 personas. Antes de la pandemia había comidas de fiestas mayores de pueblo con más participantes. La clave para que esa noticia llegara a nuestros oídos fue la amplificación de ese acto a través de las redes sociales por parte del partido verde. Solo hizo falta una manifestación en contra de la de Vox para que el líder del partido de extrema derecha tuviese gasolina para incendiar las redes un buen rato. Pero no solo fue Vox. Los medios de comunicación tradicionales se encargaron de difundir esa noticia al tiempo que todos los partidos que no eran Vox quisieron dar su opinión sobre lo sucedido.  Medios de comunicación como La Sexta que ganan audiencia si retransmiten hechos morbosos o partidos como Podemos, el PSOE o el PP que afianzan su base en oposición a sus adversarios.