Actualizado el 03/04/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Google tendrá que pagar una multa histórica

Google tendrá que pagar una multa histórica

Escrito por tecnonews el 27/06/2017 a las 18:47:57
2180

Google ha sentado un récord histórico. El principal motor de búsquedas del planeta pagará la multa más elevada de la historia dentro del marco de la Comisión Europea por infringir la legislación de libre competencia del ámbito común. La cifra asciende hasta los 2.420 millones de euros.

 

Las autoridades de Competencia de la UE han determinado que Google favoreció su comparador de precios Google Shopping por delante de sus rivales. Aunque parezca elevada, esta multa podría haber sido mucho mayor. La UE estipula que, para este tipo de casos, el total de dinero a pagar puede ascender hasta el 10 por ciento de la facturación de una empresa. De este modo, si la facturación de Alphabet, empresa matriz del buscador de Google, es anualmente de 80.200 millones, la multa solo representa el 3 por ciento de las ventas de la empresa.

 

Los casos más representativos de multas impuestas sobre empresas que atentan contra las leyes de competencia europeas fueron los 1.100 millones que pagó Intel en 2009 y los 497 millones que tuvo que pagar Microsoft en 2004.

 

Resulta extraño la doble vara de medir con la que siempre se analizan este tipo de empresas tecnológicas. Hace un par de meses, Antonio Banderas afirmaba en el programa El Hormiguero que Estados Unidos era lo que era gracias a su espíritu emprendedor. La mentalidad americana de lucha constante hace que nazcan empresas como Facebook, Google o Apple, afirmó el actor español. En el lado opuesto del asunto, Banderas ponía como ejemplo a los andaluces. Según el entrevistado de Pablo Motos, un 75 por ciento de los habitantes de la comunidad autónoma española, quieren ser funcionarios; es decir médicos, profesores de escuela, barrenderos o administrativos, profesiones que para el actor deben ser algo despreciable. La cuestión es que frecuentemente alabamos a las empresas más punteras como modelo de lo que toda compañía debería ser, sin embargo, raramente se habla de esas firmas cuando incumplen las leyes como en el caso que nos ocupa. Todo por no hablar de la eterna sospecha de turbia ingeniería fiscal que esas mismas transnacionales llevan a cabo en países como Irlanda.

 

A veces más valen miles de funcionarios que paguen religiosamente sus impuestos que un puñado de emprendedores que se dedican a saltarse las leyes.