Actualizado el 07/07/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El día de mañana

El día de mañana

Escrito por tecnonews el 31/03/2020 a las 20:27:36
575

La tecnología era la solución para evitar la pandemia, pero en un contexto como el actual supone un recorte de nuestras libertades.

 

La anterior frase puede parecer contradictoria. ¿Cómo la tecnología puede ser a la par salvador y verdugo? Según The New York Times los tres países que mejor han resuelto la crisis de contagios que Europa y América están viviendo son los llamados tigres asiáticos. Corea del Sur, Singapur, Hong Kong y Taiwán son ejemplos de gestión del Coronaviurs porque no han tenido que cerrar su economía como sucede por ejemplo en España y han minimizado al máximo los contagios en sus sociedades. La clave de su gestión se encuentra en la utilización de las nuevas tecnologías. Desde que surgieron los primeros casos de contagio los cuatro casos citados emplearon aplicaciones que monitorizaban el movimiento de las personas que pudieran estar infectadas. Empleando geolocalización y test masivos, esos países pudieron controlar la infección sin poner en cuarentena a millones de personas.

 

Si ahora que ya llevamos días confinados en casa nos dijeran que gracias a una app que controla nuestros movimientos podríamos haber gestionado la crisis sanitaria de otro modo, mejor, con los ojos cerrados nos lanzaríamos a descargarnos dicha aplicación. Con todo, se trataría de una pérdida absoluta de la libertad ya que estaríamos entregando nuestros datos al gobierno. Ciertamente en un contexto como el actual daríamos lo que fuese para acabar con la situación, sin embargo, debemos pensar a largo plazo e imaginar cómo será nuestra vida cuando la pandemia pase.

 

Lo cierto es que no pinta nada bien. En China el confinamiento ha revelado que los sistemas de reconocimiento facial no han resultado efectivos por la utilización de mascarillas por parte de la población y ahora el gobierno del estado autoritario está mejorando los sistemas para detectar personas aun cuando lleven la protección para boca y nariz. Es solo un ejemplo del mundo hacia el que podemos transitar: mucho más restrictivo y con unas tecnologías entregadas al control de la ciudadanía.

 

Todavía quedan muchos días para salir de esta situación, pero deberíamos pensar en clave futura para que no nos quede un mundo mucho menos libre.