Actualizado el 28/11/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Videojuegos
  4. >
  5. El videojuego como arte

El videojuego como arte

Escrito por Redacción TNI el 25/07/2017 a las 18:13:21
1838

El arte no es nada más que una convención. Decimos que algo es artístico porque muchos piensan que lo es y porque aquella persona que ha producido un cuadro o un libro tenía como objetivo crear un artefacto artístico. 

 

Los videojuegos están cerca de convertirse en el octavo arte si tenemos en cuenta lo dicho anteriormente. Cada vez hay más gente dispuesta a analizar los videojuegos como arte y más creadores que quieren llevar a este sector a un lugar que va más allá del puro y duro entretenimiento.

 

Es el caso de Fumito Ueda, el creador de videojuegos japonés, que hace algunas semanas fue entrevistado, en el marco del Gamelab 2017, por la web de noticias tecnológicas PortalTic.

 

Sus declaraciones para la publicación son contundentes en el sentido de equiparar arte y videojuegos. Para el creador de títulos tan renombrados como Ico, Shawdow of the Colossus o The Last Guardian, para que el videojuego llegue a la categoría que poseen el cine o el teatro, debe convertirse en un sector en el que la autoría tenga un mayor reconocimiento. Los videojuegos deben ser videojuegos de autor, en los que los creadores hablen de sus experiencias, de sus formas de ver el mundo y de sus formas de interpretarlo.

 

No es extraño que Ueda afirme que en sus videojuegos se habla de forma recurrente sobre la comunicación. Más teniendo en cuenta que sus personajes apenas hablan.

 

Los videojuegos, según el japonés, deben tener más de una lectura. Así, del mismo modo que no todo el mundo entiende “Lolita” de Nabokov del mismo modo, ni siente lo mismo al leer esa novela, los videojuegos también pueden ofrecer este tipo de experiencia.

 

Cuando analizamos todo el sector, nos damos cuenta de que Ueda solo está hablando de un proceso que ya está en marcha. Algunos títulos (incluidos los de Fumito) son verdaderas obras de arte.