Actualizado el 11/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Valencia, una Comunidad en Despegue

Valencia, una Comunidad en Despegue

Escrito por Elías de los Reyes el 23/10/2012 a las 14:19:54
2245

(Catedrático de Universidad)

En un mundo globalizado en el que las redes de Comunicaciones cubren, a modo de piel, toda la superficie del planeta, la información en tiempo real ha elevado el recurso “talento” a ser un activo de primer nivel, por encima de la importancia que pueden tener otros recursos como la energía o las materias primas. Esto quiere decir, en consecuencia, que aquellas regiones del planeta que mejor gestionen el recurso “talento”, contarán con una mayor ventaja competitiva con relación al resto.

 

En principio, el “talento” inicial es independiente de la geografía, de la raza o de las creencias religiosas. El “talento” inicial solo es función de la cantidad de población. Por ejemplo, si el mundo tiene 7000 millones de habitantes, España 45 millones y la Comunidad Valenciana 5, el 0.64% del talento mundial inicial es Español y, de este, el 11% es Valenciano. A partir de ahí, el “talento” hay que gestionarlo a través de la formación y de la incorporación del mismo a los procesos productivos o creativos.

 

Esto último no es fácil de hacer puesto que para ello hay que definir previamente el “modelo de negocio” o modelo de Sociedad en el que queremos ser competitivos, (no olvidemos que hay competencia), como Comunidad Autónoma.

 

Por ejemplo ¿qué parte del recurso público invertimos en la generación de “talento”? ¿Qué parte de esta acción dejamos a la iniciativa privada y con qué modelo? ¿Estamos dispuestos a exportar “talento”? ¿En qué cantidad y a qué precio?

 

Lo que parece un disparate, a priori, es producir “talento” con recursos públicos y luego, porque ese talento no está adaptado a nuestro sistema productivo, lo regalemos a nuestra competencia. No tendría sentido.

 

Otra cosa es que nos especializáramos, como Comunidad Autónoma, en producir “talento” de mucha calidad (esto lo deciden otros), y este recurso, además de abastecer nuestras propias necesidades, lo rentabilizáramos, generando, a través de su transferencia, beneficio neto con relación a la inversión realizada.

 

También es bastante obvio que una región diversificada y estratificada en sus necesidades de cualificación en cuanto a recursos humanos se refiere, requiere para autoconsumo, una diversificación y una estratificación del recurso “talento”. ¿Todo el recurso “talento” debe ser excelente”, ¿Todo el recurso “talento” debe ser especializado”?, ¿Nos resultaría más rentable, como hacen otras regiones, importar “talento” directamente, o , al menos una parte del mismo, y dedicar el esfuerzo a otras actividades?.

 

Creo que queda claro que sin una reflexión seria sobre estas cuestiones, y la consecuente actuación, la Comunidad Valenciana, como cualquier otra Comunidad, despegará o se condenará a la lamentación mediocre de aquellos que actúan sin rumbo.

 

Termino como empecé esta reflexión. En una Sociedad Global las modificaciones del escenario son muy rápidas y el éxito o el fracaso se ven casi en tiempo real asociados al acierto o no de una política de gestión del recurso más valioso: el  “talento”.

 

Elías de los Reyes

Catedrático de Universidad