Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Un big data mas inteligente

Un big data mas inteligente

Escrito por Joan Majó el 19/04/2016 a las 13:15:02
2850

(President del Cecle pel Coneixement. Ingeniero Industrial y ex-Ministro)

Cuando uno contempla las calles y las plazas de París o de Bruselas (y también las de otras capitales europeas) abarrotadas de policías y de soldados, armados todos hasta los dientes, uno tiene derecho a preguntarse si ésta es la manera más eficaz de luchar contra el terrorismo. Es una reflexión que seguramente ha formado parte de muchas de nuestras conversaciones estos últimos días. En tales ocasiones me gusta decir siempre lo mismo: No podemos prescindir de los fusiles que en algunos momentos pueden ser decisivos, pero el arma más importante para evitar sucesos como los vividos en esta “nueva guerra” es un uso inteligente de las posibilidades del “big data”.

 

Utilizo la expresión “big data” en un sentido más amplio del que significa técnicamente. Me refiero a la suma de tecnologías de proceso, de tecnologías de comunicación, y sobre todo de disponibilidad de datos. Las dos tecnologías son imprescindibles, pero no sirven para nada si no tenemos los datos…

 

La gran mayoría de los atentados sufridos en Europa, han sido planeados y cometidos por personas establemente asentadas en nuestros países, y por tanto ciudadanos europeos. No se trata pues, sobre todo, de mirar hacia fuera y de evitar una agresión exterior, ya que no es éste el origen inmediato del peligro. Se trata de analizar el deficiente funcionamiento de nuestros sistemas internos de inteligencia; en parte por un uso insuficiente o equivocado del “big data”.

 

Sin ser un especialista en ello, uno tiene la impresión que las posibilidades que ofrece, están siendo utilizadas mucho más eficazmente para finalidades comerciales que para objetivos de seguridad. Las empresas del mundo tecnológico son capaces de desarrollar sistemas para definir con alto grado de probabilidad los perfiles de las personas que utilizan la red y de monetizar convenientemente este conocimiento con finalidades de consumo. Seguramente hay empresas del mundo de la seguridad que saben hacer, y hacen, lo mismo; pero no parece que entre ellas estén algunos de los servicios de inteligencia de los países europeos. Creo que las deficiencias que estamos viendo en la prevención del terrorismo no están causadas por poca tecnología sino por pocos datos; o mejor dicho, por datos inadecuados y sobre todo dispersos.

 

Un espacio de libre movimiento de personas y de productos, no puede estar fragmentado en cuanto a movimiento de datos. Y esta fragmentación no se debe a barreras tecnológicas ya que los datos se mueven mucho más fácilmente que las personas. Se debe a barreras jurídicas y políticas. No siempre es suficiente la colaboración de los servicios de inteligencia de los estados, colaboración que a veces no existe por razones de “soberanía nacional”. Hay que dar un paso más y construir una estructura de inteligencia a nivel de la UE.

 

Es una nueva circunstancia que nos recuerda que después del Euro y de Schengen, hay que avanzar hacia escenarios más parecidos a la unión política. O volver al siglo XIX…

 

Joan Majó