Actualizado el 25/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Trackimo para tener localizadas las cosas

Trackimo para tener localizadas las cosas

Escrito por Carles Martin Badell el 12/05/2015 a las 23:17:19
3178

(Director Tecnonews)

Desde Tecnonews estamos siguiendo muy de cerca las diversas tendencias de los elementos conectados. Pueden ser de muchas maneras. Desde elementos wearables como pueden ser las gafas (como las que en su día presentó Google y que después retiró – y por las que Epson está todavía apostando), pasando por las famosas pulseras que miden todos los parámetros de nuestro cuerpo para llegar a los relojes inteligentes, que además nos dan la hora. Todo esto sin contar con otros elementos que se vieron en el último Mobile de Barcelona con elementos para tener controlados a nuestros hijos o los cepillos de dientes inteligentes y la retahíla de productos colaterales al internet de las cosas como son los contadores para medir consumos energéticos a distancia o determinar los aparcamientos libres o el estado de los elementos urbanos de toda una ciudad o barrio.

 

 Surge con todo esto la gran pregunta, ¿Sirve para algo todo esto o simplemente es un papanatismo tecnológico fruto de los excesos de la sociedad del bienestar? La pregunta tiene más de filosofía que de tecnología. Para no hablar de oído pensamos que era bueno solicitar a varios fabricantes su producto, utilizarlo y sacar conclusiones viendo lo que decía la gente sobre el mismo. Eso es lo que hicimos y aquí tenemos el primer ejemplo.

 

La empresa en cuestión que se prestó a ayudarnos en la evaluación es Trackimo, una empresa americana con delegación en Francia, que nos aportó el producto e incluso su modelo de negocio.

 

Trackimo fabrica unos pequeños elementos que se pueden poner en el bolsillo o con un imán a cualquier superficie metálica o con un velcro a cualquier otra superficie. Existen también otros tipos de presentaciones del producto como son los collares para animales de compañía. 

 

Se preguntarán ustedes, qué utilidad tiene. Entendemos que varias. Primero evidentemente para animales de compañía que tienen por costumbre irse a ligar por ahí.

 

Para personas, si ustedes se van a pasear solos por la montaña y tienen algún percance están siempre localizables y en caso de emergencia pueden enviar un SMS de socorro. Nos permite también tener localizadas a personas mayores con demencias seniles o si están bien pueden enviar un SMS de SOS tan solo apretando un botón.

 

Para objetos, si colocan el aparato en el coche o en una maleta o incluso en la cartera (hay la versión extraplana) los tendrán siempre localizados.

 

En el caso de las empresas se puede tener toda la flota de vehículos controlada.

 

¿Cómo funciona el artilugio? Tiene una SIM, que permite posicionar en función de las estaciones base de telefonía móvil,  y un posicionador GPS que permite un posicionamiento más exacto.

 

Con una aplicación informática, que corre también en forma de APP, podemos seguir al pequeño elemento en un mapa. El envío de la señal de seguimiento se puede programar desde cada 1 hasta cada 120 minutos. También permite seguir los movimientos que ha tenido en un rango determinado de tiempo.

 

Hay también un amplio rango de settings que permite controlar y enviar mensajes no solo por correo electrónico sino que también por SMS cuando se ha excedido una velocidad preprogramada o la batería está baja, etc.

 

Modelo de negocio

 

El coste del elemento es de 99 € el primer año y los años siguientes son de 49 € o una tarifa mensual de 4,90 €.

 

No hay ningún cargo adicional ni tampoco de roaming.

 

A nivel individual puede resultar un poco caro pero para empresas, flotas de vehículos etc. puede resultar muy interesante.

 

Conclusiones

 

Si hemos de ser sinceros, nuestro primer “choque” con los wearables ha resultado positivo ya que no es tan solo una cosa de moda sino que puede tener utilidad.

 

Esperamos con ansia los relojes (en especial el Apple) a ver si realmente tienen la utilidad de que presumen...