Actualizado el 22/01/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Tecnología en las profundidades: cables de transmisión submarinos

Tecnología en las profundidades: cables de transmisión submarinos

Escrito por Ferran Hernández Suriñach el 01/12/2020 a las 20:20:40
896

(Ingeniero de campo y consultor en Tecnologías de la Información y Comunicación)

Uno de los grandes logros del sector de las telecomunicaciones es haber puesto a la disposición del gran público la disponibilidad de conexión permanente a la red desde cualquier punto del planeta de modo fácil y resiliente. Es algo a lo que nos hemos acostumbrado y que damos por seguro. Pero para poder disponer de estos servicios de conectividad tan alucinantes requiere un sistema de conectividad subyacente bastante complejo.

 

Y todo este sistema, quizás descontando el último salto desde la torre al móvil y unas pocas comunicaciones por satélite, se sustenta en las conexiones físicas por cable entre todos los equipos relacionados. De entre esta enorme red mundial de cables y sistemas de transmisión, los cables y sistemas submarinos, aun transportando más de un 99% de toda la información intercontinental, son unos grandes desconocidos. Pero, en la actualidad, hay más de 400 cables submarinos activos con un total de 1,2 millones de Km atracando en más de 1100 estaciones de atraque en unos 100 países.

 

Su despliegue empezó a mediados del siglo XIX con los primeros cables submarinos telegráficos en el Canal de la Mancha en 1851 el que está considerado como el primer despliegue de cable de transmisión submarino comercial, y en el océano Atlántico en 1866. A partir de ahí y con la invención posterior del teléfono y la facilitación de las comunicaciones, esta red de cables se fue expandiendo y modernizando hasta la aparición de los cables submarinos de fibra óptica hacia los 1980s con el TAT-8, el primer cable submarino de fibra óptica con 3 pares de fibras ópticas y una capacidad por par de 20 Mbps de tráfico (la modulación requería de 296Mbps de transmisión)

 

Desde entonces la tecnología de transmisión submarina ha seguido evolucionando con la ampliación del número de pares de fibras por cable y la capacidad transportada por par hasta los últimos cables desplegados como Marea, de unos 6600Km con 8 pares de fibras optimizado para la transmisión coherente de alta tasa de bit y una capacidad máxima de más de 26 Tbps por par y una agregada en el cable de más de 200 Tbps.

 

La nueva tecnología SDM (Spacial Division Multiplexing) supone el último salto tecnológico en la transmisión submarina: aprovechando la reducción del factor de forma y consumo de los amplificadores ópticos, y espaciándolos un poco más entre ellos, se consigue incrementar el número de fibras por cable hasta los 12, 16 o incluso 20 pares o más.

 

Desde sus inicios, estas grandes infraestructuras submarinas han sido promovidas por consorcios de grandes operadoras de telecomunicaciones (AT&T, France Telecom, Telefónica, BT, etc.) quienes eran a la vez las usuarias, proporcionando caudal de transmisión a sus clientes. Con la explosión de los gigantes tecnológicos y proveedores de contenido Facebook, Amazon, Microsoft o Google, que inicialmente fueron grandes clientes de los operadores, estas empresas se están convirtiendo también en promotores de infraestructuras submarinas de modo independiente, bien formando parte de los nuevos consorcios bien haciendo directamente el tendido.

 

Este es el caso de Google con el cable Dunant, que es el primer cable con tecnología SDM previsto para entrar en operación este mismo 2020. Este nuevo cable transatlántico dispone de 12 pares de fibra con unas capacidades estimadas de 25Tbps por par para un agregado total de 300Tbps en el cable, lo que va a suponer el récord de capacidad transatlántica en un solo cable.

 

En este contexto de gran expansión de las transmisiones submarinas, cualquier iniciativa que facilite el atraque y la construcción de este tipo de infraestructuras debe considerarse estratégica, ya que la conectividad de calidad con el resto del mundo va a ser un factor decisivo para el desarrollo de cualquier país.

 

Por este motivo en Barcelona estamos de enhorabuena al tener ya disponible la primera estación de atraque de cables submarinos neutra del país. Barcelona Cable Landing Station (BCLS) permitirá mejorar la conectividad hacia Asia y África con el atraque directo de los nuevos cables en desarrollo a la vez que dispondrá de conexiones de baja latencia a cables tan singulares como Marea o Dunant que permitirán dar paso del tráfico hacia América en las mejores condiciones. Y con todo esto Barcelona se presenta como el nuevo hub europeo para la transmisión submarina en el mediterráneo. 

 

Ferran Hernández Suriñach
Consultor independiente en redes de transmisión
Fundador y Director Técnico en FENTTIC