Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. SMART BARCELONA!!!

SMART BARCELONA!!!

Escrito por Ramon Garcia-Bragado Acin el 05/10/2011 a las 20:01:01
5060

(Ramón Garcia-Bragado Acín. Advocat urbanista. MILINERS SLP)

En pocos años, el 70% de la población del mundo vivirá en ciudades. La Ciudad se configura así como la instancia de convivencia por excelencia para la mayor parte de la población mundial. La organización de esa convivencia, es la función de los gobiernos de las ciudades, de los gobiernos municipales.


El gobierno democrático de una ciudad consiste en la toma de decisiones por parte de los legítimos representantes de los ciudadanos, tendentes a garantizar el buen funcionamiento de esa “organización de la ciudad” y a conseguir mayores cotas de prosperidad, seguridad y bienestar.
 

Pero un gobierno municipal, además de democrático, ha de ser eficiente y, por lo tanto, de él debe esperarse que sus decisiones sean también eficaces en la consecución de los objetivos propuestos, que tengan el coste adecuado y que no pongan en peligro otros valores sociales esenciales.
 

Pero como sabemos bien quienes hemos tenido responsabilidades importantes en la gestión de la ciudad, es imposible la adopción de decisiones acertadas si no se dispone de la información adecuada en cada momento, lo cual, teniendo en cuenta que la información de la ciudad es fundamentalmente dinámica, no es posible sin la utilización intensa de la tecnología.
 

Por otro lado, una vez analizada la información y adoptadas las decisiones más adecuadas, difícilmente pueden ejecutarse sin la ayuda de una estructura tecnológica preparada al efecto.
El gobierno de las ciudades hoy día requiere, por tanto,

a) una determinada estructura tecnológica que permita obtener (recolectar) información permanente de los flujos que se producen (tráfico, contaminación, ruido, comunicaciones, imágenes, residuos, …);

b) un determinado sistema (operativo) para tratar y gestionar la información obtenida (“los datos”) y su relación con las bases de datos existentes menos dinámicas (padrón de habitantes, catastro, mobiliario urbano,…. ) y

c) Un sistema de retorno de las decisiones en forma de instrucciones o acciones comunicadas a quien deba ejecutarlas o a la población en general al objeto de que tome sus propias decisiones. Todo ello soportado necesariamente por una tupida red de telecomunicaciones que asegure la posibilidad de obtener los datos allí donde se producen y ejecutar las decisiones allí donde son requeridas.
 

Éste ha sido el camino emprendido por la ciudad de Barcelona hace ya 5 años,  fundamentado en tres elementos clave que la diferencian de otras grandes ciudades:

i) disponer de un sistema integrado de Información de Base implantado desde los años 80 que permite disponer de bases de datos unitarias, georeferenciadas y gestionadas de manera centralizada; 

ii) ser propietario de una potente red de comunicaciones corporativas basada en más de 325 Km de fibra óptica complementada por una red de wifi en la vía pública de más de 600 nodos;

 iii) y promover un estructura Open Data, que permite a los ciudadanos y empresas acceder a esos mismos datos y tomar decisiones y ofrecer servicios. Éstos han sido los factores que llevaron en su momento a CISCO a firmar un convenio con el Ayuntamiento para fijar uno de sus centros de innovación en esta materia en Barcelona.
 

Con este, necesariamente breve, esquema de la estructura tecnológica que una ciudad moderna necesita para su buen gobierno, pretendo demostrar que el concepto de smart city, tal y como lo hemos entendido en Barcelona, va más allá de los inevitables clichés hoy día tan al uso y tan retóricos y vacíos la mayoría de las veces.
 

Ramon Garcia-Bragado

Abogado. Miliners, Abogados y Asesores Tributarios

Ex Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona

www.miliners.com