Actualizado el 22/01/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. ¿Se acabará esta crisis?

¿Se acabará esta crisis?

Escrito por Carles Vivas el 18/12/2012 a las 20:22:35
3288

(Consultor)

Estamos inmersos en una crisis desde 2007 que lleva ya más de 5 años y no se ve el final. Normalmente, las crisis en España se han superado en 2 o 3 años. Cunde el desanimo y la desesperación, por eso parece oportuna la pregunta: ¿Se acabará esta crisis?

 

¡Pues claro que se va a acabar!

 

Esto es seguro. No puedo decir cuándo, pero confirmo que esta crisis se acabará. Y saldremos de esta crisis en condiciones diferentes  a las que estábamos antes. Apunto  algunas ideas:

 

SALDREMOS MÁS BARATOS

 

Desde la introducción del Euro, hace ya más de 11 años, nos hemos hecho la ilusión que la inflación está controlada, el coste del dinero era bajo, la vivienda subía sin parar. Que todos éramos ricos. Históricamente sufrimos un déficit de competitividad. Si incrementamos el nivel de vida, servicios, salarios, gasto público (infraestructuras, servicios sociales, etc.), es decir, tenemos costes más altos, para mantener la competitividad, solo se puede compensar con incrementos de productividad. El no hacerlo nos lleva a ser menos competitivos. Antes del Euro, esto se resolvía haciendo una devaluación de la moneda. Lo que en la práctica significaba que nuestros productos y servicios eran más baratos en el extranjero y lo que importábamos nos salía más caro, es decir teníamos que pagar más pesetas para conseguir el mismo producto de importación.

Pero ahora no podemos devaluar la moneda porque estamos “enganchados” al  euro europeo. Lo mismo les ha ocurrido a otros países: Grecia ha tenido que reducir las pensiones, Portugal acaba de bajar un 7% los sueldos –por la vía de incrementar al trabajador el 7% la aportación a la Seguridad Social-.

Si los costes salariales no se bajan en España por decreto, lo harán de facto porque cada vez hay más gente dispuesta a aceptar un trabajo a un salario más bajo. Esta reducción de los costes salariales se puede interpretar como una “devaluación interna” de costes.

Por tanto saldremos de la crisis con SALARIOS MAS BAJOS y SEREMOS MAS BARATOS

 

 

SALDREMOS MÁS POBRES

 

Tendremos que prescindir o co-financiar Servicios e infraestructuras que han crecido como setas en los tiempos de expansión. Parecía que todo se podía hacer y prestar los servicios gratis. ¡Pues no es posible! No, porque los políticos no lo quieran hacer –que si quisieran porque compran con ello votos- sino simplemente, porque no se puede pagar, y cargar el gasto a los que aun tienen un empleo o que sean a las aportaciones de otras Comunidades autónomas las que aporten los fondos.  Este país no puede financiar tanto AVE, tantos aeropuertos, tantas universidades, tanto servicio social.  Habrá que co-pagar. Por ejemplo las infraestructuras de comunicación de primer orden como AVE, aeropuertos y autopistas o son auto-suficientes o se cierran. Y si no se pueden cerrar lo tienen que pagar los territorios que se benefician más directamente vía peajes o a cargo de la Comunidad Autónoma que con tanto ímpetu lo negoció con el gobierno central. A mí ya me gustaría que las autopistas de peaje que se inauguraron en  los 70 y que tenían una concesión de 20 años (ya llevan el doble de años de concesión, con el beneplácito de la administración) estuvieran ya liberadas y fueran gratis como las autovías, pero  se siguen pagando, porque, básicamente, el Estado no puede asumir el coste de mantenimiento. Por tanto estas infraestructuras de primer nivel  las tendremos que pagar en todos los sitios, para no discriminar ciudadanos.  Autopistas para todos, pero la cuenta hay que pagarla a escote.

Por tanto acabaremos pagando más por todos los servicios y seremos MÁS POBRES

 

SALDREMOS MAS INTERNACIONALIZADOS

 

Nuestras empresas se están ahogando con un consumo que no despega. Pero en muchos países no están sufriendo las dificultades que sufrimos aquí. Y los productos españoles son de tecnología y de calidad. Ya habían muchas empresas que habían explorado su   ”salida” al extranjero y se van defendiendo. Otras no han tenido otra opción y deprisa y corriendo se están posicionando. Qué  pena que no se hayan dado cuenta antes. Pero bien está. Por cierto esto ya no es opcional. El mercado internacional es una parte más del territorio al que se dirigen los productos y habrá que diseñarlos y estructurarse para estar presente en todos los mercados. LA PROXIMA CRISIS NOS TIENE QUE PILLAR  A TODOS INTERNACIONALIZADOS.

Nuestros profesionales están entre los mejores, pero aquí no encuentran trabajo. Por ello se ven forzados a “salir” al extranjero. Ya no son los trabajadores sin cualificación que en los 60’s tuvieron que emigrar a Europa. Son gente muy preparada que puede destacar allá donde va. Es verdad que hemos invertido en ellos aquí, pero más vale que se defiendan en el mercado que les puede dar empleo, porque si regresan volverán con experiencia y una visión global que no tienen ahora.

Además tanto las empresas que exportan como los que se van a otros países tienen que aprender y practicar idiomas, un déficit que arrastramos y que ahora por la vía de la internacionalización habremos conseguido

 

SALDREMOS MÁS SOLIDARIOS

 

Cuando las cosas están realmente difíciles la gente se vuelca. Nadie está salvo y bien por la vía de la generosidad voluntaria o por la de la solidaridad obligatoria, es decir los impuestos, acabaremos con una mayor solidaridad. Hoy son miles las personas que dedican parte de su tiempo a procurar alimentos para dar de comer a personas que no tienen nada para comer.

 

 

SALDREMOS DESCONFIADOS DE LA BANCA.

 

Los bancos están detrás de  esta situación. Se dedicaron a dar créditos  más que generosos a todo el que lo pedía. Y sacaban el dinero de Europa. Corrieron un riesgo muy alto y al empezar la crisis les comenzaron a dejar de pagar hipotecas. Europa ya  no se fiaba de ellos  y se inventaron las preferentes. Jubilados y gente de bien se fio del director del banco y lo ha pagado muy caro. Y mientras tanto el regulador, es decir el Banco de España, durmiendo tranquilamente. Al final la crisis bancaria la pagaremos entre todos y seremos más pobres y con complejo de más tontos.

Hace años, el Director de la sucursal, era una persona a la que se le pedía consejo. Y era prudente, sus objetivos eran diferentes de los de ahora. Ahora si pueden te colocan preferentes y si pides un crédito, no te lo dan, aunque vayas con un proyecto empresarial viable.  Todo el sistema bancario ha perdido credibilidad. Han pasado de ser asesores de fiar, a comerciales que te quieren colocar un producto: el producto del mes que les han dicho en la central.

Seguramente necesitaremos  gestores independientes que nos aconsejen, porque los resultados nos han escarmentado y no nos fiaremos en mucho tiempo de los bancos, porque veremos más a un vendedor de Seguros que a un asesor de inversiones.

Pero espero que el regulador y los consejos de administración de los bancos queden limpios tras el  rescate y hayan aprendido la lección, pero los clientes ya no serán como antes.