Actualizado el 11/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Pensiones, penúltimo asalto (3)

Pensiones, penúltimo asalto (3)

Escrito por Mª Teresa Pascual Ogueta el 04/02/2014 a las 11:12:25
2908

(Ingeniera de Telecomunicación y escritora)

Para empezar, hay que recordar que los planes de pensiones privados tienen dos objetivos: generar un capital a la persona que se jubila y también producir un beneficio para la empresa que gestiona dicho plan. 
 
 
Hay una gran presión mediática para que los ciudadanos contraten planes de pensiones privados. Para contribuir a que eso ocurra, se sigue  la estrategia del miedo a que el sistema público no pueda cumplir sus compromisos y, también, a las aparentes ventajas fiscales y a la supuesta buena rentabilidad de estos productos. 
 
 
Quien contrata un plan de pensiones privado tiene su dinero retenido durante muchos años (solo puede recuperarse en el momento de la jubilación, salvo circunstancias muy excepcionales) ¿pero son tan rentables? Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones) publica en su web unas estadísticas donde puede verse la rentabilidad de la inmensa mayoría de los planes de pensiones comercializados en España. 
 
 
Un mínimo seguimiento de la evolución de las rentabilidades demuestra que cuando los índices bursátiles caen, la rentabilidad de los planes de pensiones asociados a su evolución baja en la misma proporción, pero ésta no sube de la misma manera cuando la bolsa va bien. Esto se debe a diversos factores. Hay quien opina que el mercado español es demasiado pequeño y que los gastos de gestión no compensan. También hay quien cree  que, puesto que son las gestoras las que deciden  dónde invertir, éstas invertirán a menudo en función de sus intereses, que no tienen por qué coincidir siempre con el interés del pequeño inversor.  
 
 
Y los planes de pensiones también fracasan. La experiencia en otros países donde estos productos tienen más años de historia, lo demuestra. Es decir, hay que estar pendiente del plan, seguir su evolución e ir moviéndolo en función de los datos del momento. Si a pesar del control del regulador (Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones) la entidad quiebra, hay que saber que los planes de pensiones no están protegidos por el sistema español de garantía de depósitos. 
 
 
Si el plan de pensiones es un seguro (PPA) y ocurre una potencial liquidación de la entidad aseguradora, el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) actuaría para minimizar los daños al asegurado. 
 
 
Pero el anzuelo de verdad es la desgravación fiscal. Para saber si realmente interesa invertir en un plan de pensiones para reducir el coste fiscal anual, hay que tener en cuenta la situación tributaria previsible de cada persona, en el momento de hacer efectivo el plan de pensiones. 
 
 
El dinero que se invierte anualmente en un plan de pensiones produce un descuento fiscal en el año en el que se hace, pero cuando se cobra en el momento de la jubilación,  hay que pagar el IRPF por todo lo que se recibe en ese momento. Es decir, se pagan impuestos por el capital aportado a lo largo de los años al plan de pensiones y por los intereses conseguidos. 
 
 
Para saber si merece la pena esa inversión anual en un plan de pensiones, hay que calcular si las desgravaciones anuales por aportaciones al plan compensan los impuestos a pagar cuando se recibe el plan de pensiones. No siempre interesa. 
 
 
Mª Teresa Pascual Ogueta
Ingeniero de Telecomunicación