Actualizado el 18/07/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Nos vamos poniendo las pilas en nuevas tecnologías, aunque solo sea por necesidad

Nos vamos poniendo las pilas en nuevas tecnologías, aunque solo sea por necesidad

Escrito por Slivia Leal el 09/02/2016 a las 19:11:10
2897

(experta en e-Liderazgo y transformacion digital)

(Silvia Leal experta en innovación y nuevas tecnologías y autora del libro e-Renovarse o Morir, hace una serie de reflexiones sobre nuevas tecnologías recogidas en EFEempresas)

 

Confío en que poco a poco la sociedad se va “poniendo las pilas” en nuevas tecnologías, aunque sea solo por necesidad. e-Renovarse ya no es solo un término de ciencia ficción, por el contrario, las nuevas tecnologías están a la orden del día y sus avances traen enormes posibilidades para el desarrollo profesional y empresarial. Más en concreto, hay siete tendencias digitales que marcarán el futuro y serán el punto de inflexión en la vida diaria: realidad aumentada, gamificación, drones, impresión 3D, bioimpresión, Internet de las Cosas y Big Data.

 

Dentro del libro recuerdo las cifras oficiales: el 47% de los trabajos que se desempeñan en la actualidad están destinados a desaparecer dentro de una o dos décadas. Pero no es una situación alarmante, ni mucho menos. “Sería alarmante si desaparecieran y no se crearan más trabajos. Desde 2011 por cada puesto tradicional que desaparece se crean 2,6 relacionados con las nuevas tecnologías", no está claro si se mantendrá, pero hasta hace muy poco la tendencia era esa.

 

Además, avances en tecnologías como la realidad aumentada o el big data van a ayudar a superar grandes retos socioeconómicos actuales. Gracias a ellas (y la inversión que tendrán detrás) se podría acabar, por ejemplo, con la contaminación o imprimir órganos complejos.

 

Realidad aumentada

 

Se espera que la realidad aumentada traiga consigo 150.000 millones de dólares en 2020 frente a los 5.000 de 2016. La realidad aumentada triplicará a la realidad virtual en 2020. El termino realidad aumentada llegó por primera vez en 1992 pero no es hasta 2015 cuando comienza a tomar fuerza. Las famosas ‘Google Glass‘ lo intentaron, pero no llegaron a calar en la sociedad. El ‘weareable’ de Google no triunfó, entre otras cosas, por el riesgo frente a la privacidad individual y por el diseño. La gente no está acostumbrada a que alguien, con un dispositivo extraño en la cara, le pueda estar grabando, resulta incomodo.

 

Por otra parte el uso tampoco estaba claro. Para que se utilice hay que incorporar aplicaciones que revolucionen en algún sector, como es el caso de las operaciones médicas, donde gracias a ellas es posible hacer operaciones colaborativas sin necesidad de utilizar la manos para manejarlas.

 

A pesar de ello, hay que ser optimista y aprender del pasado, por lo que pienso que las próximas ‘Glass vendrán pronto con aplicaciones útiles para el estudio, o para el mundo de las empresas en ámbitos como el montaje de aviones o coches.

 

De la misma forma, no es lo mismo que una empresa aseguradora te diga las cosas que tienes que incorporar bajo tu seguro, a que te lo enseñe con imágenes que simulan la realidad de tu hogar utilizando la realidad aumentada.

 

Controlar los drones va a ser muy complicado

 

Se estima que en menos de una década el negocio militar generado por los drones supere los 10.000 millones de dólares anuales. Sin embargo, a mi me preocupa el uso que se pueda hacer de aparatos como los microdrones, que tienen el tamaño de un insecto y se podrían meter, por ejemplo, en cualquier casa (u oficina) casa para espiar. Hay que tener ojo y mucho cuidado con todos aquellos que quieren una regulación abierta. Drones sí pero controlado, por favor.

 

Sin embargo, hacerlo va a ser complicado. No obstante, no nos queda otra opción, dado que se estima que, por ejemplo, en una década el mercado de drones podría generar solo en Estados Unidos 100.000 puestos de trabajos y unos 82.000 millones de dólares. Hay mucho dinero en juego.

 

Los riesgos de la impresión 3D

 

El único riesgo potencial de la impresión 3D no es el poder de la falsificación, hay otros como el posible resultado defectuoso del producto... ¿Quien sería responsable? ¿El responsable de la impresion? ¿El autor del plano digital? ¿El del plastico utilizado? ¿Quien?

 

El precio de la impresión 3D a día de hoy, sigue siendo relativamente alto, y en mi opinión hasta que no esté bien regulado debería mantenerse "vigilado". Cada uno en su casa hace lo que quiere, y el riesgo va desde falsificar un bolso hasta una pistola.

 

Internet de las Cosas y Big Data, ya no son cosa del futuro

 

Ya lo dicen los expertos, se acerca el día en el que estaremos conectados con más de diez aparatos de forma simultánea. ¿Mi opinión? Si es para mejor, que sea bienvenido...

 

No obstante, sigue habiendo frenos al despegue de esta tecnología como, por ejemplo, la maldición de las baterías, algo que se comparte con el despegue de los drones...

 

Para terminar, me gustaría lanzar una advertencia a todos aquellos que creen que Internet es gratis. Si vas a trabajar con algún programa freemium, recuerda que no hay nada gratis y, si no quieres "jugar" no juegues, pero no pienses que es a cambio de nada, porque en el mundo de internet nada es gratuito.