Actualizado el 23/07/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Madrid, Smart City en el ciclo del agua

Madrid, Smart City en el ciclo del agua

Escrito por Ona Ferrer el 01/02/2012 a las 14:06:42
4776

(Periodista investigadora)

El concepto smart no es otro que el de implantar entornos de gestión informativa que permita recolectar datos permanentes y de forma remota de los flujos considerados (agua, iluminación, tráfico, residuos, etc.). Pero el concepto smart también implica que la información pueda ser tratada y gestionada para poder disponer del marco referencial y de este modo permitir a los gobernantes municipales  tomar decisiones que introduzcan ahorro económico y medioambiental en la gestión que le han encomendada sus ciudadanos.
 

 

Madrid se avanza diez años al concepto Smart Cities

 

La ciudad de Madrid cuenta con un ejemplo clarificador del enorme potencial que ofrece la simbiosis entre las tecnologías de la información y comunicación. Desde el año 2001 ha desarrollado un ambicioso plan de creación de infraestructuras hidráulicas (entre otras con 180 km de canalización subterráneas) que han posibilitado que Madrid se encamine a ahorrar cada año más de 20 hectómetros cúbicos (una cuarta parte procedente de las aguas freáticas que de otro modo inundarían el metro y la red madrileña de cercanías) y un alto porcentaje de productos químicos y biocidas en el caso concreto de las fuentes ornamentales de la ciudad .
Las ventajas para los gestores de las aguas regeneradas es que disponen de información en tiempo real que de forma desasistida realizan una supervisión efectiva sobre la situación real del servicio y de las infraestructuras afectadas y, por ende, garantiza la posibilidad de generar sinergias y optimizar al máximo la utilización de recursos humanos, económicos y técnicos en pro de la sostenibilidad urbana, la seguridad ambiental y el bienestar de la ciudadanía.
 

 

El poder de las TIC en el concepto de ciudad smart

 

El éxito de esta gestión inteligente del ciclo del agua está en el acierto de haber adoptado no sólo la infraestructura física para captar, canalizar y almacenar  sino que toda esta fuera regulada y monitorizada por una infraestructura lógica. La infraestructura física permite dar un tratamiento complementario en las depuradoras existentes al agua residual, para después transportarla y entregarla en el punto de suministro de forma adecuada para su uso.  Pero sin la infraestructura lógica a base de sensores y una red de telecomunicación de avanzado concepto TIC no podría disponerse de la supervisión en tiempo real de la producción del recurso y su distribución, así como del seguimiento en continuo de la calidad del agua y sus valores hidráulicos en los puntos de entrega, para que se pueda cumplir con los estándares medioambientales y de salud pública necesarios y acordes con la legislación.
La solución TIC adoptada en Madrid para las aguas regeneradas se fundamente en la creación de un sistema ‘sensorizado’ de supervisión. Este consta  de dispositivos remotos inalámbricos de alta eficiencia energética los cuales recogen, procesan, registran y envían información estructurada, al tiempo que actúan sobre otros dispositivos o procesos de forma automatizada o discrecional a través de las órdenes que puedan recibir para ello.

El acierto tecnológico fue adoptar una solución TIC transversal y de fácil implementación a las distintas necesidades municipales, o sea dispositivos remotos abiertos (no propietarios, sino con software de desarrollo abierto) que permiten todo tipo de desarrollos futuros conservando todas las funciones de control y comunicación. El acierto organizativo  es que  se realiza la gestión de forma centralizada y que el ente gestor, la D.G. del Agua, dispone de una amplia base de las competencias con lo cual integra la gestión de distintos servicios junto a sus entornos y singularidades propias.

 

Sin tecnología de la información (TIC) no habría agua regenerada en Madrid

 

Todo el éxito en la gestión del agua regenerada en Madrid reposa sobre la apuesta de la gestión inteligente de los recursos hídricos. No basta una espectacular infraestructura si de esta no puede sacarse el máximo rendimiento. Eso es lo que consigue la red de sensores en remoto que controlan todo el sistema.
La infraestructura de control basada en las TIC cuenta con centenares de sensores e instrumentación diversa que funcionan de forma desasistida 24 horas al día por siete días a la semana, gestionando  actualmente la distribución de agua regenerada a través de más de 20 depósitos reguladores, 20 grandes estaciones de bombeo, más de 70 hidrantes de carga y gran número de fuentes monumentales grandes y pequeñas, estanques, etc. Tras registrar datos y ser  convenientemente tratados permiten,a diario organizar la logística de carga de agua y la distribución de centenares de vehículos cisterna, en base a la información que proporciona el sistema sobre la disponibilidad de recurso en los numerosos hidrantes y puntos de carga de la ciudad.o en el caso de las fuentes, el control preventivo contra la legionelosis lo cual es un aspecto clave para el máximo aprovechamiento de los recursos hídricos disponibles.
 Este ‘universo sensorizado’ permite regar más de 1.600 Ha de espacios verdes, baldear más de 3.500 Ha de viales, limpiar colectores, generalizar la limpieza de contenedores urbanos y estanques de tormentas además de otros usos de menor consumo. En síntesis esta gestión inteligente de los recursos hídricos de Madrid permite un ahorro de agua potable de más 10 Hm3 al año actualmente y en un plazo de 3 a 5 años se prevé llegar a más de 20 Hm3. Esto equivale al 100 % del agua potable que se consume en una moderna ciudad de 150.000  habitantes.
El ahorro no sólo es ecológico. El precio del metro cúbico de agua potable para regar parques y jardines municipales es de 1,5 euros, mientras que el de agua regenerada se sitúa entre 0,5 y 0,7 euros por metro cúbico. En el Plan se contempla que el líquido regenerado también puede suministrarse a jardines particulares. No hay pues un ejemplo igual en toda el Estado español de este calado. Sin duda esta aplicación de las TIC en el ciclo del agua es el mejor ejemplo smart implementado en una ciudad.