Actualizado el 26/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Los “millennials” en la empresa: cómo aprovechar su talento, sin morir en el intento

Los “millennials” en la empresa: cómo aprovechar su talento, sin morir en el intento

Escrito por José Mompin Poblet el 31/05/2016 a las 17:42:06
2414

(Presidente de Honor de la Asociación Iberoamericana de Periodistas Especializados y Técnicos (AIPET))

Confieso que hoy no sabría cómo tratar a los adolescentes en una clase, pese a que estuve varios años impartiendo clases de matemáticas, física, química y electrónica a muchachos de entre 15 a 20 años. Pero de esto  hace ya 40 años y más…Hoy los muchachos han cambiado mucho, como también han evolucionado las relaciones alumno-profesor.

 

Tampoco sabría afrontar el reto de dirigir a un joven “millennial” en una empresa, porque tienen formas y maneras de relacionarse con los “jefes” o superiores, las cuales también han cambiado mucho…

 

Los “millennials” son jóvenes de la nueva generación, los que han cumplido la mayoría de edad con la entrada en el nuevo milenio, que ahora tienen entre 20 y 30 años. Son jóvenes que los mayores los percibimos, por lo general, como perezosos, narcisistas, insubordinados, con un exceso de confianza, y hasta “maleducados”…

 

Leo en un artículo de Rosa Carvajal que “  los millennials son una generación   digitalizada, que han crecido en las redes sociales, los smartphones y las tabletas; que vienen con una actitud diferente, con un sentido de la colaboración más clara, y a su vez inmaduros en su forma de entender el trabajo…Son jóvenes más osados que sus predecesores, no entienden las reglas que no se adaptan a ellos; hasta el juego del poder les molesta. En ocasiones, su comportamiento puede incluso resultar algo grosero. Por ejemplo, en una reunión de trabajo, en vez de prestar atención y participar, miran sus móviles o sus tabletas; hablan entre ellos, porque hay un punto de educación que no respetan ni entienden”.

 

“Conciben la jerarquía de una forma diferente, así como la contribución al equipo y su rol dentro de la empresa. Y sin embargo, son nativos digitales, bilingües, multiculturales, con una visión global del mundo, que pueden trabajar donde sea y con quien sea. Es tal su potencial, que los hace muy atractivos para una empresa, pero hay que saber dirigirlos para que entiendan que hay valores que tienen que respetar. Todo ello, sin tratar de “domesticarlos” para que respondan y colaboren con la “vieja guardia”…”

 

En opinión de Gonzalo Martínez, director de Infova “ para atraerlos, los directivos de la empresa tienen también que cambiar, necesitan ser más cercanos, y mantener un feedback constante con esta generación. Los jefes deben delegar en ellos y escucharles, porque sus propuestas pueden tener mucho valor. Por esto, es conveniente saber tratarlos antes que expulsarlos de la organización, porque corremos el riesgo de perder mucho valor”

 

“Los millennians” necesitan referentes claros, jefes a quienes respetar, y que les ayuden a entender cómo funciona la empresa para que puedan moverse por ella y prosperar; mentores que les expliquen cómo evolucionar en su carrera profesional. Por su parte, los managers tienen que asumir que tienen que  valorarlos por sus resultados, y no por el número de horas que están en su puesto de trabajo; algo difícil de entender en la cultura tradicional de la empresa.”

 

Los “millennians” han crecido en entornos muy protectores, y esperan que  esto prosiga en el entorno laboral. Buscan oportunidades continuamente para alcanzar nuevos retos; quieren trabajos desafiantes, y lo quieren ya…Los miembros de esa generación son  exigentes respecto a las condiciones de trabajo, y demandan conciliar la vida profesional y la personal.

 

Según la consultora Hays, el 60% de millennials ha creado o piensa crear una empresa a lo largo de su vida. Se trata de un cambio de mentalidad muy positivo y sano: el espíritu de emprendimiento. Pero este empuje generacional debería ir acompañado de una supresión de trabas y obstáculos administrativos; si el marco normativo no acompaña, el valor de esta nueva generación de jóvenes emprendedores se verá dilapidado

 

Estamos ante una generación osada, en ocasiones insolente, pero si los sabemos tratar, la Sociedad tendrá mucho que ganar.

 

José Mompín Poblet

Periodista especializado (AIPET)