Actualizado el 20/10/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Las soft skills en el empleo

Las soft skills en el empleo

Escrito por Luis Fernandez el 13/10/2020 a las 10:36:27
712

(Vicepresidente de CEPIS. Profesor titular Depto. de Ciencias de la Computación (Universidad de Alcalá))

La crisis del Coronavirus nos ha hecho ver la gran importancia de los datos abiertos y su análisis como clave para las decisiones. Ante la crisis económica y de empleo en la que ya nos encontramos, deberíamos emplear la misma estrategia de explotación de datos para dar un salto cualitativo a la información sobre el mercado laboral y sobre las habilidades más demandas para el empleo. Superar el pasado es olvidar estudios de muestras menores que se recogen de forma poco eficiente y de una única fuente o estudios con un puñado de expertos opinado sin apoyo de datos. El presente implica explotar ingentes cantidades de datos (big data) que fuentes públicas ofrecen de manera abierta para aportar una información más sólida a los demandantes de empleo, los empleadores, las autoridades y a los centros formativos, entre otros actores-

 

El proyecto europeo Skills Match (https://skillsmatch.eu/) es una muestra práctica de cómo se aplica este enfoque al análisis de las llamadas soft skills. Estas habilidades son las de tipo de general que no se asocian a una ocupación o sector concretos: por ejemplo, capacidad de trabajo en equipo, tenacidad, liderazgo, etc. Este campo ha estado marcado tradicionalmente por la falta de estándares comúnmente asociados y mucha confusión terminológica y de definición de conceptos. Las soft skills se han denominado también habilidades de comportamiento, habilidades no cognitivas, etc. En la bibiliografía, en estudio y proyectos, hay habilidades que tienen distintas denominaciones según el modelo consultado, otras que se solapan o no se distinguen bien, etc. Esta situación de idea de la dificultad de estudiar este campo. Es necesario primero unificar los términos para poder trabajar con la información del mercado laboral. Para ello, el proyecto ha creado un marco de soft skills con 36 habilidades y más de 700 palabras ilustrativas de las mismas a partir del análisis de más de 58 modelos, 385 referencias y más de 2500 menciones a habilidades, más de 500 proyectos europeos, más de 13000 habilidades de la clasificación laboral europea ESCO (obligatoria en todos los estados miembros a partir de 2021), etc. además de la opinión de 52 expertos de recursos humanos de más de 10 países europeos.

 

Una vez que se cuenta con un marco conceptual sólido, llega el momento de aprovechar las ventajas del análisis de grandes volúmenes de datos disponibles en formato abierto. Entre las fuentes más valiosas se encuentra la herramienta OVATE del centro europeo de formación profesional CEDEFOP. Este espectacular sistema analiza millones de ofertas de empleo (en concreto ya ha incluido 32 millones de ellas) y usando la clasificación de ocupaciones y habilidades de ESCO permite saber cuáles son las habilidades más requeridas por sector, grupo de ocupaciones, ocupaciones individuales, países, etc. Como un ejemplo, cabe decir que la soft skill más mencionada en ofertas de empleo es la adaptabilidad con presencia en más de 21 millones de ofertas. Si vamos a grupos de ocupaciones concretos, el grupo 25 de profesionales de las TIC resalta las habilidades de comunicación, diligencia y resolución de problemas como las mencionadas en los anuncios de empleo.

 

Aunque esta información podría parecer definitiva, es cierto que lo expresado en ofertas de empleo no supone la precisión absoluta respecto lo que los empleadores requieren a los candidatos. No todos los puestos se publicitan, los requisitos expresados en el texto de los anuncios no siempre son completos o precisos, etc. Por ello, el proyecto Skills Match ha combinado la información de OVATE con los perfiles recomendados por los más de 200 expertos que han creado la clasificación laboral oficial de la Unión Europea ESCO (https://ec.europa.eu/esco/portal/home). En ella cada ocupación cuenta con un perfil recomendado de habilidades técnicas y no técnicas. Tras reproducir de manera local la base de datos ESCO, se han analizado las soft skills más recomendadas para que ocupación o grupo de ocupaciones. Estas no siempre coinciden exactamente con las detectadas en ofertas ya que no expresan una situación concreta del empleo sino una recomendación de expertos válida durante un período más amplio de tiempo. El análisis de 3258 habilidades de ESCO que se consideran soft skills dentro de las más de 114.000 relaciones entre las casi 3000 ocupaciones y las habilidades de ESCO han permitido sacar un ranking complementario de demanda de las mismas. Toda esta información ha requerido procesamiento de lenguaje natural y el análisis de importantes volúmenes de datos.

 

Con el respaldo sólido de datos, el sistema Skills Match permite que cada usuario autoevalúe sus soft skills, obtenga su perfil de habilidades y, a partir de él, sugiera las ocupaciones más afines o señale los déficits de habilidades para un puesto concreto. Incluso el sistema también ha hecho un análisis de miles de cursos online MOOC (muchos de ellos gratuitos o muy asequibles) de repositorios internacionales identificando aquellos que pudieran servir para potenciar cada una de las soft skills, de nuevo con procesamiento de lenguaje natural y del etiquetado de los mismos. De esta forma, cada usuario puede obtener una guía de formación para mejorar su perfil de habilidades. La mejor manera de apreciar la solución es usar de forma gratuita el sistema en https://beta.skillsmatch.eu/.

 

Cada vez será más frecuente que sistemas como estos, que procesan grandes volúmenes de datos y los analizan para aportar información útil a los usuarios, sean frecuentes y mejoren la comprensión de las situaciones guiando nuestras decisiones. Cambiemos ya nuestra mentalidad y empecemos a valorar los estudios en función de la variedad y seriedad de su muestra de datos y el análisis realizado. No nos podemos permitir que información deficiente sobrecargue nuestra capacidad de análisis y decisión.