Actualizado el 19/11/2017

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Las 10 habilidades directivas más demandadas

Las 10 habilidades directivas más demandadas

Escrito por Carles Mendieta el 01/11/2017 a las 21:08:01
712

(Socio de Singular Net Consulting, sl)

En el marco del World Economic Forum que se realiza en la localidad de Davos y en el que participan un escogido grupo de directivos de todo el mundo, se ha convertido en tradición realizar un estudio de opinión y tendencias entre los asistentes. Sin duda se trata de un estudio absolutamente sesgado al tratarse de un colectivo tan específico, pero más allá de la exigencia científica de toda encuesta, nos permite conocer las miradas de la alta dirección de las principales organizaciones mundiales.

 

El informe publicado este año, titulado  The Future of Jobs: Employment, Skills and Workforce Strategy for the Fourth Industrial Revolution analiza cuáles son las tendencias que afectarán al mundo del trabajo en la próxima década. El informe también incluye las respuestas a la pregunta “¿cuáles serán las 10 habilidades más demandadas a los directivos los próximos años?”, pregunta recurrente que permite observar ciertas evoluciones en el tiempo.

 

Estas han sido las habilidades priorizada en esta edición:

 

  1. Resolución de problemas complejos.
  2. Pensamiento crítico.
  3. Creatividad.
  4. Gestión de personas.
  5. Coordinación con otros trabajadores.
  6. Inteligencia emocional.
  7. Juicio y toma de decisiones.
  8. Orientación al servicio.
  9. Negociación.
  10. Flexibilidad cognitiva.

 

Para analizar estos resultados sugiero que lo hagamos por bloques:

 

Bloque 1: Competencias principales

 

Incluyo en este bloque las tres primeras competencias de la lista: resolución de problemas complejos, pensamiento crítico y creatividad

 

La resolución de problemas complejos es uno de los rasgos diferenciales del liderazgo. De hecho, los puestos directivos se caracterizan por ser singulares (no existen dos puestos iguales ni permutables) y complejos (no se pueden definir por sus funciones y tareas, sino que es preciso hacerlo por el establecimiento de roles y responsabilidades). Comprender la complejidad, saber tomar decisiones sabiendo que las relaciones de causa y efecto no son directas y que se realizan dentro de sistemas que provocan transformaciones en el mismo sistema, y asumir que la complejidad jamás es estable es la primera de las competencias que un directivo debe fortalecer.

 

Además, en un entorno en el que hemos pasado de gestionar los cambio a vivir en la incertidumbre; el pensamiento crítico que permite comprender la esencia del propio proyecto, la naturaleza del trabajo, la raíz del comportamiento humano y las creencias que subyacen en las ideas que marcan la orientación de la opinión social, se convierte en una segunda competencia absolutamente clave.

 

A diferencia de las dos competencias anteriores que son muy estables en los requerimientos a la alta dirección, la creatividad ha ganado muchos puntos en esta nueva edición de la encuesta, pasando del 10º puesto del estudio de 2011 al 3º en 2016. Sin duda, como respuesta a la rapidez de los cambios y a la incertidumbre que nos obliga a reinventarnos cada vez a mayor rapidez. Quizás también porqué cuando no se tiene ninguna certeza sólo cabe confiar en la creatividad que nos abra puertas a nuevas respuestas.

 

Bloque 2: Competencias relacionales

 

El segundo bloque de habilidades más demandadas son las que podríamos considerar como las competencias relacionales clave de los directivos: Gestión de personas, coordinación con otros trabajadores, inteligencia emocional y negociación.

 

La bibliografía sobre el liderazgo y los estudios que se han realizado en los últimos años destacan la necesidad de que los líderes fortalezcan sus habilidades de relación con el equipo, con la finalidad de fomentar el desarrollo de las personas a través de la tutoría y la orientación, de impulsar sistemas de reconocimiento a los resultados y de saber gestionar la diferencia como factor clave de enriquecimiento de los equipos.

 

Bloques 3: Competencias personales

 

Finalmente, podemos agrupar en un tercer bloque las competencias personales: Juicio y toma de decisiones, orientación al servicio y flexibilidad congnitva.

 

De estas tres competencias, las dos primeras se mantienen estables respecto al estudio de 2011, mientras que la flexibilidad cognitiva aparece entre las competencias top 10 en detrimento de la competencia “control de calidad”, posiblemente, también, una consecuencia de la imprevisibilidad de los últimos años.

 

Carles Mendieta

Socio-Director de Singular Net Consulting, sl