Actualizado el 11/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. La Economía es un servicio

La Economía es un servicio

Escrito por Alexandre Blasi el 24/06/2014 a las 22:09:21
1923

(President de Mutua Intercomarcal)

 El fin de las organizaciones no es la economía o las finanzas. Del mismo modo que no lo son el derecho o la informática. Nos olvidamos del concepto mucho más abstracto, que no se enseña en las escuelas, como el sentido empresarial. La orientación de una organización a cumplir un fin, sea con ánimo de lucro o sin ánimo de lucro, necesita de gente con sentido de organización y de negocio más allá de los conocimientos técnicos, económicos y prácticos que pueda tener. Toda organización requiere imprescindiblemente tener una economía saneada tanto si se trata de una ONG, una Universidad, un hospital, organización sindical o cualquier empresa como también necesita tener y saber usar las herramientas como la informática, electricidad,… .

 

 
Como ingeniero me gusta tener parámetros indicadores de mi trabajo dimensionados, conocidos, medibles,…, pero no sé el significado cuando decimos que un proyecto es bueno o malo si no lo dimensiono con una serie de parámetros medibles, como tampoco sé que es una pizca de sal o una pizca de pimienta en la condimentación de un plato,…, igualmente me es muy difícil definir lo que entendemos por espíritu empresarial o sentido empresarial, o aceptar que no es lo mismo el precio de venta que el de compra.  En cambio me es más fácil reconocer un empresario por sus hechos y también por su comportamiento ético o no, honesto o no, con capacidad de asumir riesgo y captar oportunidades, su actitud frente a sus fracasos o sus éxitos, por sus cualidades personales como la perseverancia, rapidez, …, actitudes y aptitudes. El tema se complica más cuando nos encontramos frente a un joven emprendedor puesto que habitualmente no tenemos suficientes referencias para juzgar su capacidad empresarial.
 
 
La diferencia entre un cocinero y un artista cocinero es que el segundo si sabe lo que es una pizca de sal o de cualquier condimentación. Esta diferencia se aprende en el trabajo, probando y volviendo a probar, experimentando, con fracasos y aprendiendo de ellos. Y además consiguiendo llenar el restaurante cada día. En las ONG se tiende a creer que con mucho voluntarismo se suplen las deficiencias y no es verdad ahí también se necesitan las competencias de las personas. Las ONG, como las cooperativas o las universidades y todas las organizaciones, necesitan dirigentes competentes y eficaces de lo contrario la organización no podrá sobrevivir tanto si es con ánimo de lucro o sin. Por tanto se  necesitará un buen control de su economía, entre otras cosas para pagar los salarios y los proveedores,  además de otras herramientas pero necesitaremos el espíritu empresarial.
 
 
En las organizaciones debe dominar el espíritu empresarial más allá de los abogados, los ingenieros o los economistas. Históricamente hemos visto distintos periodos donde ha dominado una u otra especialidad. Pero las organizaciones que han destacado por la eficacia de su gestión y sus resultados, son las que además de sus conocimientos han sido capaces de ver más allá y ver el negocio, ver la oportunidad, y desarrollarla  creando nuevas oportunidades, nuevos productos o servicios, organizaciones innovadoras, puestos de trabajo, … .
 
 
Las escuelas de negocio nos han impuesto el modelo economicista porque seguramente es lo que se puede medir, poner en formulas y tablas. Nos han llevado al convencimiento de que todo emprendedor debe tener un plan de negocio impecable. No lo discuto si aceptamos que un plan es una referencia, una orientación, pero no una vía de tren de la que no podemos movernos. La mayor parte de las nuevas empresas que han conseguido llegar al mercado y crecer lo han hecho modificando de manera muy importante su plan de negocio.
 
 
Los inversores en empresas de nueva creación se rigen prioritariamente por el plan de negocio. Yo también lo he hecho y me he equivocado. Lo importante son las personas que la forman con sus actitudes y sus aptitudes no sus títulos y muchas de estas cosas se aprenden en la calle, en los puestos de trabajo, en la familia,…, además de un plan de negocio consistente.
 
 
Que para ser un gran emprendedor necesitamos conocimientos de economía es cierto, es una  herramienta imprescindible, o con un equipo de colaboradores competentes, para ejercer el arte de la emprendimiento empresarial tanto en una ONG, en la Administración, una industria o una empresa de servicios como lo son otras herramientas. Una ONG o un hospital púbico su objetivo no es ganar dinero pero seguro que no lo es perderlo. Sus directivos deben tener aquella capacidad emprendedora y organizativa que les permita que por cada euro ingresado sean capaces de aportar el máximo de sus servicios en términos de calidad, eficacia, …
 
 
Ser un buen ingeniero, medico, abogado, economista,…, seguramente sea más fácil de medir, aunque esta afirmación tiene su límite que es la que diferencia el técnico del artista. El técnico-artista es el que sabe hacer más allá de su saber.
 
 
¿Un buen emprendedor nace o se hace? ¿Un buen vendedor nace o se hace? ¿Un buen cocinero nace o se hace? ¿Un buen pintor nace o se hace? … Hay quien afirma que los mejores nacen. 
 
 
 
Alexandre Blasi
16.06.2014