Actualizado el 22/02/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. La batalla de la banda ancha. Fibra vs radio

La batalla de la banda ancha. Fibra vs radio

Escrito por Jose Manuel Huidobro el 03/03/2015 a las 20:26:49
5079

(Ingeniero de Telecomunicación)

En la actualidad, sobre todo en Europa, los operadores se plantean si invertir en el despliegue de redes de fibra (FTTx), en el de redes de 4G (LTE), o bien dedicar esfuerzos a ambas tecnologías. En cualquier caso, la decisión viene marcada por las particularidades de cada mercado, por la legislación al respecto, la disponibilidad de frecuencias y por la capacidad inversora de cada uno.

Tanto la fibra óptica como la radio ofrecen velocidades de acceso más que suficientes, pudiendo llegar hasta 1 Gbps o más, para soportar los nuevos servicios de banda ancha que se están desarrollando, relacionados muchos de ellos con el vídeo (VoD) y la televisión de alta definición (HDTV), ya que para otro tipo de aplicaciones, como las de mensajería, no se requieren velocidades tan elevadas, Apostar por una u otra tecnología dependerá de otros factores que no de los puramente tecnológicos, ya que ambas presentan algunas similitudes, aunque también algunas particularidades.

Básicamente, las tecnologías de radio permiten un despliegue muy rápido y adaptar la inversión al ritmo de crecimiento de usuarios, que se pueden encontrar en cualquier punto dentro del área de cobertura, mientras que las de cable no lo son tanto, dado que requieren de una importante obra civil y no aportan flexibilidad para acomodarse a la evolución de los usuarios, ya que los puntos de acceso son fijos. Por su parte, la fibra óptica ofrece una capacidad casi ilimitada y una gran seguridad, pudiendo dar servicio a miles de usuarios en la misma zona, mientras que la radio se ve limitada por la capacidad de ancho de banda por estación base, es decir por el espectro disponible, además de que al transmitir los datos por el aire está sujeta a interferencias, algo que no se da en el cable (fibra).

La legislación también tiene una influencia decisiva en el despliegue de una u otra tecnología y, así, mientras que para las redes de radio se requiere disponer de una licencia y espectro suficiente en una de las bandas habituales, para las de fibra, los condicionantes son mucho menores, y casi el único factor limitante son las licencias municipales y la capacidad de inversión de cada uno, que ha de ser elevada.

En cuanto a los servicios, hay una diferencia clara, propia de cada tecnología y, así, mientras que las redes de fibra requieren de un punto de acceso fijo, en las de radio los usuarios disponen de movilidad. Evidentemente, dependerá de las necesidades de cada uno la elección de una u otra red, aunque también podría ser posible la combinación de ambas, lo que no es incompatible y, dada día más, los usuarios reclaman más servicios integrados, del tipo Dual, Triple o Quad Play.

En otros países de Europa los operadores se enfrentan a una situación similar a la de España, aunque el momento es diferente y, así, mientras que, por ejemplo, en Alemania el despliegue de redes 4G (LTE) ya lleva cierto tiempo (desde 2010), aprovechando la disponibilidad del Dividendo Digital (banda de 800 MHz), sobre todo para extender el servicio de banda ancha a las zonas rurales por imperativo legal, el operador incumbente, Deutsche Telekom tiene un ambicioso plan de despliegue de tecnologías híbridas FTTH + LTE; los otros operadores, como Vodafone y O2, se enfocan más en las redes móviles, ya que no son capaces de acometer las inversiones necesarias pare desplegar una red fija a nivel nacional. En el Reino Unido todos los operadores han empezado a ofrecer servicios de 4G utilizando las frecuencias disponibles. En Italia existen, además de Telecom Italia, otros operadores que están desplegando fibra en las ciudades más importantes del país. En España los principales operadores, además del despliegue de fibra han lanzado la 4G y tan pronto estén disponibles las frecuencias correspondientes al Dividendo Digital (abril de 2015) empezarán a hacer uso de ellas, ya que esta parte del espectro es mucho más eficiente.

Si pensamos en las redes de fibra, para el usuario residencial, si su precio es competitivo, puede ser una buena opción siempre y cuando se facilite el despliegue de las adecuadas infraestructuras en los edificios (ICT) para un acceso universal, mientas que para el empresarial puede ser una necesidad, aunque en este último caso el mercado es mucho más reducido. En los entornos rurales, es improbable que llegue FTTH, dados su alto coste, con lo que la difusión de la banda ancha seguramente se haga mediante despliegues de LTE, como ya está sucediendo en Alemania.

José Manuel Huidobro / Ingeniero de Telecomunicación