Actualizado el 12/10/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. Kubernetes impulsará al alza el valor de las destrezas

Kubernetes impulsará al alza el valor de las destrezas

Escrito por Michael Cade el 24/09/2021 a las 18:10:48
741

(Senior Global Technologist, Veeam)

Kubernetes, la plataforma de gestión de contenedores de código abierto y nativa en cloud, ha supuesto un punto de inflexión para las empresas que quieren que las fases de desarrollo, prueba y producción sean más uniformes en distintas plataformas.

 

Sin llegar a un nivel existencial similar, las mismas preguntas que se plantearon acerca de la IA y machine learning ya se están formulando sobre Kubernetes. ¿Supondrá una amenaza y reemplazará a los equipos TI dada su capacidad para ‘orquestar’ y ‘automatizar’ la gestión de entornos de contenedores? Y, como siempre, la realidad es que las nuevas tecnologías crean oportunidades en lugar de eliminarlas.

 

Los desarrolladores ya cuentan con una dosis significativa de libertad, independencia e influencia en lo que respecta a las decisiones de compra. Entre un 70 % y un 79 % considera que influye de manera considerable o total en este tipo de inversiones, de acuerdo con IDC. Cuando se tiene en cuenta que utilizan Kubernetes unos 2,7 millones del total de 6,5 millones de desarrolladores nativos en cloud que se estima que hay en el mundo, según CNCF, vemos que se trata de una parte considerable del talento que presta soporte y asesoramiento a los equipos TI. Ahora que aumentan los desarrolladores nativos en cloud, comprobamos que estas tecnologías de nueva generación en realidad atraen a más gente al sector de gestión TI y desarrollo de software en lugar de alejarlas.

 

Todos estos ciclos de desarrollo cada vez más rápidos y automatizados que crean contenedores en todas partes generan dos cosas: coste y datos. ¿Quién gestiona y limita el coste de estas plataformas? ¿Quién gestiona y se encarga de la protección de las ingentes cantidades de datos que se crean? La respuesta siempre será: personas altamente cualificadas.

 

La democratización del desarrollo

 

Como pasa con cualquier tecnología disruptiva, no es posible implantar y gestionar Kubernetes sin un periodo de formación y experimentación. Las empresas se encuentran en esa emocionante, aunque a ratos frustrante, fase en la implantación de Kubernetes en la que están probando cosas nuevas. Una de las capacidades centrales que los equipos TI ya están identificando es el valor que aporta Kubernetes cuando se agrupan contenedores para que una aplicación conforme unidades lógicas. Este enfoque centrado en la aplicación de Kubernetes permite a los equipos TI acelerar y redimensionar la entrega de la aplicación sin el riesgo de error humano. Lo que significa que las empresas pueden entregar las aplicaciones antes, a una mayor escala y de forma más precisa.

 

Quizás lo más interesante no es solo hablar de lo que Kubernetes puede hacer, sino de lo que podría conseguir desde un punto de vista más general. Fundamentalmente, Kubernetes democratiza y comercializa la infraestructura para desarrolladores de software, haciendo las veces de núcleo para aplicaciones modernas nativas en cloud. Lo que nos lleva al siguiente paso en el futuro de la tecnología. Podemos ejecutar Kubernetes prácticamente en cualquier plataforma, pero las mismas aplicaciones pueden ejecutarse casi libremente entre ellas.

 

Esta flexibilidad podría dar como resultado que los equipos TI gestionen toda la infraestructura usando Kubernetes en lugar de usar capas separadas de gestión para contenedores, máquinas virtuales, cloud y software como servicio (SaaS). Una capacidad de gestión tan potente supondría toda una serie de consecuencias para los equipos TI en cuanto al nivel de control que realmente tienen sobre la infraestructura. Por ejemplo, esto podría cambiar el modo en el que las empresas gestionan costes y garantizan que cumplen con los reglamentos de datos relevantes. No obstante, también puede suponer mucho más en cuanto a lo que es posible y la velocidad de los ciclos de desarrollo de aplicaciones y software. Solo hay un modo en el que Kubernetes puede impulsar de manera considerable el valor de la función TI de una empresa, además del valor de sus destrezas TI.

 

En lo que respecta al desarrollo de aplicaciones, ya hay sectores como el de los servicios financieros, el retail y la fabricación, por nombrar algunos, que han pasado de preguntarse quién puede hacerlo a plantearse quién puede hacerlo antes. ¿Quién es capaz de innovar más rápido y así dar respuesta a la demanda cambiante del mercado y las expectativas del cliente en cuestión de días en lugar de meses? Este panorama saca la TI del data centre llevándola a la sala de juntas para que desempeñe un papel mucho más estratégico en el futuro de toda empresa.

 

La vuelta al cole del equipo TI

 

Un gran poder acarrea una gran responsabilidad. Para aprovechar del todo este potencial, los equipos TI necesitan sentir que tienen la autoridad, las herramientas y destrezas para maximizar la oportunidad que ofrece Kubernetes. Esto requiere la confianza para dar un paso hacia lo desconocido. Lo que hace que los de infraestructura se pongan un poco nerviosos. Muchos ya han dado ese paso, recientemente vimos en nuestro Informe de tendencias de protección cloud de 2021 que hasta un 61 % de las empresas en el mundo ya emplea contenedores en producción o los está poniendo a prueba de manera activa o tiene la intención de usarlos en el plazo de un año. Mi respuesta para aquellos a los que esto les preocupa es que debemos hacer lo que mejor se nos da y plantear las mismas preguntas que haríamos con cualquier otra plataforma. ¿En qué se apoya y cómo facilitamos la arquitectura necesaria y correcta? Cuando lo analizas desde el punto de vista de una plataforma o infraestructura, da igual si se trata de aplicaciones individuales o retos específicos relacionados con el almacenamiento físico, virtual, en cloud, Kubernetes y el ecosistema nativo en cloud más amplio. Todos tienen ventajas y desventajas, pero eso no impide que la gente lleve las cargas de trabajo cruciales a la plataforma óptima. Este es un claro caso en el que se aplica el dicho: «no solo porque puedas hacer algo, significa que debas hacerlo».

 

Además de entender las oportunidades que ya proporciona Kubernetes ahora y las que puede ofrecer en el futuro, debemos tener en cuenta que no existe ninguna plataforma libre de riesgos. Se siguen dando casos de pérdida de datos en Kubernetes que no se tratan desde la perspectiva de la disponibilidad o la replicación. Así que las empresas siguen necesitando una solución de backup que funcione ante una amplia gama de pilas de aplicaciones de Kubernetes y métodos de implantación. Por ejemplo, se diseñó Kasten K10 de Veeam centrándose en la aplicación, es nativa en Kubernetes y puede ser ejecutada en múltiples nubes y en clusters on premises, siendo además consciente de los servicios de datos. A medida que más aplicaciones de contenedores “persistentes” llegan a la fase de producción, lo más seguro es que aumente la necesidad de ofrecer una protección integral para los datos, que sea nativa dentro del contenedor en lugar de ser “únicamente” el repositorio de almacenamiento. A su vez, lo mismo pasará con el backup nativo de terceras partes.

 

Si lo analizamos desde un punto de vista equilibrado y pragmático, no es muy probable que Kubernetes y las opciones nativas en cloud sean la solución a todo hoy en día, mucho menos en el futuro. Sin embargo, los equipos TI tienen que ser conscientes de lo que pueden hacer y de sus beneficios comparativos para así tomar decisiones bien fundamentadas. Ni impresionan más ni cuesta más trabajo entenderlas que el resto de las plataformas que llevamos años usando. Estas también tienen la capacidad de hacer cosas geniales, quizás un poco más que las anteriores. Destacan en ciertas situaciones y son menos adecuadas en otras. En cualquier caso, sigue siendo necesario hacer backup y proteger todos los datos por si se pierden. Los equipos capaces de abordar la optimización del potencial de Kubernetes pueden beneficiarse al conseguir un incremento de la velocidad y calidad de los ciclos de desarrollo de aplicaciones y al introducir nuevas funciones, servicios y productos en el mercado para sorpresa y deleite de los clientes. Imaginemos un caso en el que Kubernetes no solo permite que el desarrollo de aplicaciones sea más rápido y eficiente, sino que además esa misma plataforma se emplea para organizar otras áreas del negocio, máquinas virtuales o infraestructura como servicio (IaaS) basada en cloud, además de otras cargas de trabajo, beneficiándose del mismo motor de orquestación.

 

Michael Cade, Senior Global Technologist en Veeam