Actualizado el 09/08/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. El nuevo vocabulario de la innovación llega a los hoteles

El nuevo vocabulario de la innovación llega a los hoteles

Escrito por Manel Casals el 03/02/2015 a las 21:12:24
3964

(Director General del Gremio de Hoteles de Barcelona)

La innovación y las nuevas tecnologías nos han aportado nuevos vocablos que ya están en boca de muchas personas de diferentes sectores y, evidentemente, también en el sector hotelero, donde muchos de ellos ya expresan la realidad de una nueva forma de interactuar con clientes o de desarrollar políticas del propio establecimiento. Repasemos juntos algunos de ellos:

 

BYOD: Bring your own device

 

Muchas empresas aprovechan los dispositivos de sus clientes (el hardware) para prestarles servicios. En el marco de los hoteles la tendencia es que ya no es necesario disponer pantallas táctiles o tablets para sus clientes. Éstos traen su propio dispositivo, potente y configurado a su gusto, que pueden ser utilizados para que reciban la información que deseemos o puedan realizar acciones concretas.

 

En este sentido, y a modo de ejemplo, el Gremi d’Hotels de Barcelona promueve entre sus asociados la aplicación móvil “Barcelona City App”, una guía turística de la ciudad que permite al hotel prestar un valor añadido a sus clientes, estar en contacto directo con ellos y presentar de forma sencilla y útil sus servicios.

 

Internet of Things:

 

La disposición de sensores en nuestro entorno, conectados a sistemas centralizados que captan una enorme cantidad de datos (Big Data), permite a un potente software de análisis de datos extraer conclusiones y activar acciones.

 

Pese a no tener una aplicación comercial definida, al Internet of things todo el mundo le augura un potencial y un recorrido enorme.

 

Vinculado al sector hotelero, actualmente se visualizan dos grandes funciones: optimizar el rendimiento de grandes sistemas de suministros (agua, luz y calefacción) y, ofrecer servicios personalizados a los clientes.

 

Un ejemplo de estos sensores pueden ser las antenas de wi-fi del establecimiento, que puede determinar concentraciones de usuarios para activar alertas de falta de personal en momentos punta o, cerrar la calefacción si en aquella área no hay nadie.

También el wifi del hotel, mediante una aplicación específica, puede permitir a los clientes guiarse de manera más eficiente por el establecimiento mediante su geolocalización ya que reconoce en qué planta se encuentra.

Finalmente si un cliente en un futuro tuviera en su dispositivo pre configurados parámetros como los canales de TV, iluminación o temperatura, el hotel podría aplicarlos al entorno de su habitación sin que el cliente tuviera que hacer ninguna acción.

 

Big data:

 

Es la captación masiva de datos. Muchos operadores (compañías telefónicas, bancos, operadores de internet…) recopilan millones de datos que por sí solos no cuentan con valor, pero que al cruzarlos con otros datos o al aplicar un software de extracción de conclusiones, puede aportar información muy valiosa.

 

En este ámbito siempre hablamos de datos “agregados”. Esto quiere decir que son datos colectivos, agrupados por segmentos (edad, nacionalidad,…) y que están almacenados de tal manera para no poder retroceder y acceder a datos de un solo usuario, un hecho que está regulado y protegido por ley.

 

Estos datos pueden llegar a ser muy útiles en la estrategia comercial de un hotel, el cual puede llegar a crear su propia Big Data de los movimientos de sus clientes dentro del hotel e, incluso, comercializar esos datos agregados que haya ido recogiendo.


Smart Destination:

 

Muy vinculado a los anteriores dos conceptos. De hecho, actualmente se habla de Smart Regions, ya que no tiene sentido que ciudades que están de lado no compartan sistemas inteligentes.

 

Estas Smart Regions buscan optimizar los recursos y sistemas y, reducir las ineficiencias. Va enfocado al gasto de agua, luz, la recogida de residuos, el tráfico y, la prestación de servicios al ciudadano en momentos adecuados.

 

Las Smart Regions funcionan mediante redes de servicios al ciudadano y redes de telecomunicaciones que analizan los flujos y envían instrucciones. Los hoteles como colectivo pueden definirse como una red de alojamiento dentro de este sistema de redes de servicios y, aunque actualmente la conexión smart de éstos es baja, en el futuro se podría intensificar mucho más, mediante programas de eficiencia energética que gestione su grado de humedad o temperatura en función de predicciones meteorológicas y sensores de la ciudad, por ejemplo.

 

A modo de ejemplo práctico, nuestra entidad colabora con el proyecto SIP (Servicio de Información de Proximidad) del Ayuntamiento de Barcelona, una red de puntos de información inteligentes, entre los cuales se encuentran los hoteles asociados al GHB, que prestan al usuario datos útiles del transporte público y ubicación de recursos básicos como farmacias, entre otros muchos datos.

 

Los hoteles son un punto de información de todos los servicios que tienen alrededor, y a la vez aparecen como servicios en otros puntos de información cercanos.