Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. El futuro de la banda ancha en Europa: implicaciones para la inversión y para la consolidación de la industria

El futuro de la banda ancha en Europa: implicaciones para la inversión y para la consolidación de la industria

Escrito por Lluis Borrell el 18/04/2012 a las 15:38:35
2719

(Head of the Spanish Office, Analysys Mason)

El dramático crecimiento en el tráfico de datos móviles y la reducción paulatina de los ingresos de los operadores móviles está ejerciendo presión sobre sus flujos de caja. Como consecuencia de ello, los operadores móviles tendrán que optimizar sus costes de red si quieren obtener un retorno de sus inversiones en banda ancha móvil adecuado.


Crecimiento del tráfico de datos móviles

Se espera que el tráfico de datos móviles a nivel mundial represente una tasa compuesta de crecimiento anual (CAGR, por sus siglas en inglés) del 48% entre el año 2010 y el 2015, principalmente como consecuencia del aumento progresivo de conexiones móviles (en los mercados emergentes) y de un incremento del tráfico promedio por conexión móvil (en los mercados desarrollados) – Analysys Mason estima que el tráfico promedio por conexión móvil en los mercados desarrollados crecerá de 81MB/mes en el año 2010 a 523MB/mes en el año 2015.
No obstante, es importante destacar que existen dos tipos de tráfico de datos móviles diferentes: ‘banda ancha móvil’ o tráfico de banda ancha móvil en dispositivos de pantalla grande – como pueden ser los PCs o las tabletas, concebidos principalmente para el consumo de datos – e ‘Internet móvil’ o tráfico de dispositivos móviles de pantalla pequeña – terminales móviles concebidos principalmente para el consumo de servicios de voz. El crecimiento más lento de la banda ancha móvil se ve compensado por el importante aumento que se está observando en el consumo de datos en Internet móvil: el consumo de datos promedio de un suscriptor de banda ancha móvil se ha mantenido relativamente estable – o ha experimentado un ligero descenso – en los últimos años, mientras que el consumo de datos en terminales móviles está creciendo a un ritmo acelerado (aunque todavía represente un porcentaje pequeño del total de datos móviles). Entendemos que es probable que el crecimiento del tráfico de datos móviles (‘banda ancha móvil’) en Europa occidental sea menor en 2011 que en años anteriores debido a dos factores:


• la relativa estabilidad del tráfico de banda ancha móvil en dispositivos de pantalla grande
 

• la migración progresiva de una parte importante del tráfico de banda ancha móvil en dispositivos de pantalla pequeña a las redes fijas: la mayoría del tráfico generado por terminales avanzados como el iPhone (que puede llegar a alcanzar varios gigabytes de datos) acaba siendo transportado como tráfico fijo en muchos mercados europeos, generalmente a través de redes Wi-Fi.


Crecimiento de los ingresos

Analysys Mason estima que si los operadores móviles mantienen su política de fijación de precios basada en un modelo de tarifa plana, sus ingresos por gigabyte de datos caerán progresivamente hasta alcanzar USD5 en 2015 en los mercados desarrollados y emergentes.
 

Sin embargo, los ingresos y precios por gigabyte para los paquetes de datos que se consumen en terminales móviles son mucho mayores que los de banda ancha móvil. Por tanto, la rentabilidad de los operadores mejoraría si consiguiesen incrementar el consumo de tráfico de datos móviles en dispositivos de pantalla pequeña, al menos en el corto plazo. En efecto, existen indicios que confirman que esto está ocurriendo en algunos mercados europeos como Dinamarca, y algunos operadores han visto incluso cómo sus ingresos por gigabyte se incrementaban modestamente. Sin embargo, este enfoque sólo solucionará la rentabilidad de los operadores en el corto plazo, pues el coste adicional que se aplica a los datos consumidos en dispositivos de pantalla pequeña está disminuyendo y no podrá sostenerse indefinidamente.
 

Implicaciones para la inversión

En este contexto, las inversiones en redes móviles necesitan adaptarse a la cambiante distribución del tráfico:


• Para ser rentable, los operadores móviles deben actualizar sus redes de forma enfocada y flexible. Esto conlleva un desarrollo mayor de la red en los distritos comerciales más significativos (donde se utilizan principalmente dispositivos de pantalla pequeña) y un enfoque más conservador para ciertas áreas residenciales (con un mayor uso de dispositivos de pantalla grande).
 

• Los operadores móviles tendrán que reducir sus costes de red para generar flujos de caja sostenibles. Por ejemplo, una de las medidas que podrían adoptar sería la actualización de sus redes a HSPA+, o comprar espectro y desplegar LTE a partir de 2013.
 

• Una actualización prematura de toda la red a LTE resultaría en un exceso de capacidad en la red, que llevaría a una erosión incremental de los precios, ejerciendo por tanto presión sobre los modelos de negocio basados únicamente en servicios móviles. En efecto, un exceso de capacidad disminuiría el nivel mínimo al que podrían caer las tarifas de datos móviles.
 

Conclusión

Existe una clara tendencia hacia la colaboración más estrecha o la consolidación de los operadores fijos y móviles. El dramático crecimiento en el tráfico de datos móviles y la reducción paulatina de los ingresos de los operadores móviles está ejerciendo presión sobre sus modelos de negocio. Por consiguiente, los operadores móviles se están viendo obligados a reducir sus costes de red mediante una optimización de sus redes y la adopción de soluciones de convergencia fijo–móvil, donde las redes Wi-Fi juegan un papel fundamental. Creemos que las redes de banda ancha fijas continuarán desempeñando un papel esencial en los modelos de negocio de los operadores móviles, mientras que los dispositivos móviles cobrarán cada vez más importancia para los operadores fijos para poder crear nuevas fuentes de ingresos y poder así competir con los operadores móviles.


(Marco Cordoni, Lluis Borrell)